La RFEC hace balance de la temporada de incendios forestales

La Real Federación de Caza Española (RFCE) ha emitido un comunicado oficial en el que hace público que se personará como acusación particular en aquellos casos en los que haya imputados por haber causado fuegos, lamentado las pérdidas humanas acontecidas esta temporada. Asímismo, ha recordado que la actividad cinegética se ha visto seriamente perjudicada en muchas áreas quemadas y ha reivindicado la figura de los cazadores como una “masa social de vigilantes”.

El comunicado es el siguiente:

“Llegamos a este mes de septiembre tras uno de los veranos más problemáticos por los
incendios forestales, con varias muertes, miles y miles de hectáreas calcinadas, zonas construidas
arrasadas por el fuego y un gran número de ciudadanos desplazados de sus casas por el riesgo que
suponían las llamas. Todos los días, los medios de comunicación reflejaban preocupantes noticias
en los más diversos puntos de la geografía. La sequía, las condiciones climatológicas y, sobre
todo, la acción de unos indeseables provocaban situaciones de angustia, riesgo para los equipos
de extinción y miles de millones de euros en daños forestales. Ahora mismo, más de 170.000
hectáreas de superficie forestal se han perdido en lo que va de año, lo que triplica ampliamente
los daños producidos en el mismo periodo de 2011 y es una de las cifras más negativas de todos
los tiempos. Grandes incendios en Canarias, Andalucía, Valencia, Cataluña… prácticamente, en
todas las comunidades autónomas. Se han vivido unos 13.000 incendios, en su inmensa mayoría
provocados. Miles de piezas de caza y especies protegidas habrán sucumbido.

Las federaciones autonómicas de caza se han posicionado en las últimas semanas ante la
grave situación creada, que también afecta a la actividad cinegética en muchas áreas de sus
zonas de influencia, destacando el volumen de los daños producidos, lamentando las pérdidas
humanas sufridas e intentado paliar la situación en las sociedades federadas afectadas. No es
momento de buscar culpables más allá de esos desalmados que han provocado los fuegos, pero
es evidente que se hace necesaria una política adecuada de prevención, de limpieza de nuestros
montes y también, a pesar de los recortes económicos provocados por la crisis, contar con los
medios adecuados, tanto humanos como de equipos, para intentar lograr un rápido control de los
incendios forestales, que suponen una desgracia social y un ataque directo a los medios naturales.
Ya hemos resaltado en otras ocasiones que los incendios forestales se ‘apagan’ mucho antes de
que se desaten si se realiza una política de prevención suficiente y en la que esté comprometida
toda la sociedad. La Real Federación Española de Caza (RFEC) lamenta que el repaso de cortaderos
y el mantenimiento y construcción de infraestructuras haya venido siendo obstaculizado por la
Administración.

En cuanto a la realidad que se puede constatar fehacientemente de que la inmensa mayoría de
los incendios es provocada, la Real Federación Española de Caza considera que se hace necesario
un endurecimiento de las penas previstas, unas eficaces investigaciones que lleven a los culpables
ante los tribunales y la máxima colaboración ciudadana para descubrir a los pirómanos para que
el causante (casi siempre intencionadamente) de un incendio forestal pague por ello. Finalmente,
al igual que han hecho las distintas federaciones autonómicas de caza, desde la RFEC se pide a
todos los cazadores una colaboración activa de vigilancia continua de nuestros montes, avisando
inmediatamente de cualquier foco a las autoridades, a través del 112. Entre todos debemos limitar
los daños forestales, una sangría que no puede mantenerse.

La Federación considera que los cazadores podrían acordar un protocolo tanto con las
autoridades centrales como las autonómicas para la vigilancia de incendios en los meses de mayor riesgo.

Y, por último, recordamos que, como en el caso del veneno en nuestros campos (tolerancia
cero), los entes federativos se personarán como acusación particular en los casos en los que haya
imputados por los incendios. Pedimos la colaboración a todos los cazadores para lograr aminorar
este grave problema, al mismo tiempo que insistimos en que se deben iniciar cuanto antes trabajos
en nuestra masas forestales que impidan la rápida propagación de las llamas, que en determinados
momentos se convierten en incontrolables y ponen en peligro la vida de esas personas que han
venido realizando un encomiable trabajo para el control del fuego”.

Deja un comentario