Azor Ambiental consolida su compromiso con la RFEC

 

Azor Ambiental, S. A, la empresa con la que la Real Federación Española de Caza (RFEC) firmó un contrato para el desarrollo de la munición libre de plomo el pasado mes de julio, a día de hoy ya ha realizado los primeros pagos a la RFEC con origen en la firma del referido convenio, consolidando así su compromiso con la entidad federativa.

Estos ingresos vienen, así mismo, acompañados de unas excelentes expectativas de desarrollo comercial y explotación de los productos de las patentes sobre la munición libre de plomo, de la que es titular la RFEC. 

Azor Ambiental, en unos documentos a los que este medio ha tenido acceso, ha elaborado unas previsiones de consumo de esta munición alternativa, libre de plomo –no sólo por obligación legal, sino también teniendo en cuenta las posibilidades como producto alternativo en cuanto a prestaciones balísticas y precio– que marcan, en Europa (donde hay un consumo aproximado de 30.000 toneladas/año de munición de plomo), para el primer año de explotación, una previsión de 960 toneladas; para el segundo año, 1.500 t; para el tercer año, 1.800 t; para el cuarto, 2.000 t; y para el quinto, 2.200 toneladas.

En lo referente al mercado de Estados Unidos (con un consumo anual en torno a 1.800 millones de cartuchos de caza y tiro, lo que representa un consumo en perdigones de plomo de unas 54.000 toneladas), las expectativas de venta para los primeros cinco años de explotación de los productos desarrollados en base a la patente de la que la RFEC es titular son, para el primer año de explotación, 1.650 toneladas; para el segundo año, 2.700 toneladas; para el tercero, 3.250 t; para el cuarto año, 3.600 toneladas; y para el quinto, 4.100 toneladas.

Azor Ambiental hace constar en su informe que, a pesar de restar más años de explotación de la patente, considera prudente no hacer previsiones a más largo plazo, “no porque no existan expectativas, sino porque no se puede perder de vista otras alternativas que puedan aparecer, debidas a cambios en el estado de la tecnología o a tendencias de consumo”, aunque están plenamente convencidos de que las prestaciones de esta munición libre de plomo “no son fáciles de superar a nuestro buen entender”.

En las instalaciones de Azor Ambiental se siguen realizando pruebas para seguir afinando en la fabricación y alcanzar finalmente unos prototipos comercializables, siendo la última –una prueba con el reactor– realizada ayer mismo.

Deja un comentario