El Grupo Corzo inicia un estudio para conocer la parasitación de este ungulado

Hay una creciente preocupación de los cazadores de corzos por la presencia de individuos afectados por gusanos en la garganta, asunto que ha sido transmitido a la Real Federación Española de Caza (RFEC). Para documentar sobre este tema, el director del Grupo Corzo informó en la última reunión al Patronato FEDENCA sobre aspectos relacionados con esa parasitación.

 

Este experto en corzo ha invitado a las dos entidades a poner en marcha un estudio de coste prudente, mediante un convenio que ha sido firmado para este año entre FEDENCA y la Universidad de Santiago de Compostela.

El estudio está dirigido por el Dr. Luis E. Fidalgo Álvarez, profesor en esa Universidad y director del Grupo Corzo. El proyecto se financia al cincuenta por ciento con el presupuesto anual del Grupo Corzo y FEDENCA.

El estudio titulado Bases epidemiológicas para el control de Cephenemyia stimulator en corzos en España parte de la hipótesis de que un porcentaje desconocido de corzos, posiblemente en el mismo en machos y hembras, están parasitados, pero que la distribución territorial de la enfermedad es diferente en las distintas comarcas, incluso que puede haber territorios libres del parásito. La ciencia no conoce en realidad los efectos perjudiciales que el parásito ocasiona la corzo. El proyecto intenta ahondar lo más posible en el conocimiento de esas incógnitas. Por todo ello se plantea, como objetivo fundamental, estudiar la distribución geográfica del parásito en España y relacionar su presencia o ausencia con la condición corporal y desarrollo del trofeo del corzo.

Para realizar este trabajo a nivel nacional, se precisa de la cooperación de todos aquellos que puedan colaborar para la obtención de datos y muestras de forma controlada y sistemática. Actualmente se están tomando esos datos y muestras en colaboración con cazadores y gestores cinegéticos de diferentes zonas, taxidermistas de la Asociación Nacional de Taxidermistas de España y veterinarios de los centros de recuperación de especies silvestres; en todos los casos coordinados por el equipo investigador integrado por personal de las Universidades de Santiago, Murcia y Jaén.

Se trata de un estudio amplio, bien concebido y avalado por instituciones prestigiosas, con equipo solvente de investigadores y apoyado por una red de colaboradores. Se dispone ya de muestras de, al menos, 250 corzos, una cantidad muy representativa.

Durante este primer año de inicio del estudio se pretende organizar el trabajo de campo, coordinar la actividad de los diferentes colaboradores y recoger datos y muestras de todos los ejemplares posibles, analizando las muestras de 150 casos y almacenando el resto en condiciones adecuadas para trabajarlas posteriormente. El proyecto de entrada intenta obtener diferentes datos y contestar a estas preguntas: ¿qué porcentaje de corzos están parasitados?, ¿cuál es la proporción de corzos portadores del gusano en las distintas zonas geográficas?, ¿cómo afecta la presencia de larvas al estado corporal y desarrollo de la cuerna?

Deja un comentario