Multitudinaria asistencia a la Fiesta del Cazador y Pescador Vasco

Un año más se llegó al lleno absoluto en las campas del antiguo aeródromo de Dima (Bizkaia), donde el pasado domingo se reunieron varios miles de cazadores y pescadores en la Fiesta del Cazador y del Pescador Vasco de Adecap.

Esta veinte edición estaba dedicada a las sociedades de caza vascas, «el verdadero sostén de la jornada y un ejemplo de solidaridad y altruismo» que es preciso reconocer, según palabras de Juan Antonio Sarasketa, presidente de Adecap.

Desde primera hora se agolparon los asistentes para disfrutar de todas las exhibiciones, las actividades lúdico-festivas y los expositores de la miniferia de armas. La jornada, excelente en lo climatológico y en lo festivo, reunió a aficionados de Euskadi, Iparralde, Navarra, Francia y otras provincias limítrofes. Asimismo, acudieron representantes políticos y de organizaciones estatales de caza y pesca, e institucionales.

Como en todas las ediciones, la cita estuvo animada por las actividades que se fueron sucediendo en los alrededores del pasillo central. Carreras de galgos, exhibiciones caninas, montaje de moscas, lanzamiento de casting… las más destacadas fueron la carrera de caballos de pura raza, el espectáculo de cetrería y la presencia de un lince boreal, que hizo las delicias de los más pequeños.

Discursos y homenajes
Cuando ya no cabía ni un alfiler en el recinto al aire libre, llegó el momento de los discursos, que abrieron los jóvenes de Adecap Gazteak, quienes subieron al escenario portando pancartas a favor de la caza en Ulia y centrando su discurso en la problemática sufrida en los últimos meses.

Y llegó el momento más esperado: Juan Antonio Sarasketa, presidente de Adecap y de la ONC, se dirigió a las miles de personas congregadas. En su discurso no dudó en criticar la prohibición que estuvo a punto de dejar sin media veda a miles de cazadores en Castilla y León, así como otros temas polémicos como el alto precio de los cotos, el uso de pesticidas en las semillas del cereal que está acabando con la vida de las perdices, o el cierre de la contrapasa, entre otros muchos asuntos.

En la parte positiva, reiteró el logro de haber conseguido que se puedan adquirir cartuchos con la mera presentación del DNI. Su comparecencia finalizó recordando la fuerza de un colectivo «capaz de inclinar la balanza política».

Seguidamente, la organización homenajeó a Irene Pardo, diputada de Agricultura de Bizkaia; Alfredo Marcos Tabar; Juan María Atutxa; Miguel Ángel Romero; José Luis Clemente y Julen Rekondo por «su apoyo y contribución desinteresada al mundo de la caza, de la pesca y de la conservación».

Acto seguido, la organización rindió un sentido homenaje al abogado Txetxu Ezkerra y a Ángel Echevarría, director comercial de Beretta Benelli Iberica, recientemente fallecidos. Sus esposas, Estíbaliz y Conchi, respectivamente, agradecieron el apoyo mostrado.
Tras los discursos, los organizadores de la fiesta celebraron la clásica comida de hermandad, que acogió a todos los representantes de las sociedades de Euskadi reunidos allí por Adecap, y a los que se les hizo entrega de un diploma en reconocimiento a su labor. Finalmente, tanto Sarasketa como los representantes de Adecap Gazteak no dudaron en dedicarles unas palabras de agradecimiento.

Sarasketa, durante su discurso.

 

Los miembros de Adecap Gazteak subieron al escenario con una pancarta sobre la prohibición de cazar en el Monte Ulia.
Las carreras de galgos fueron de las exhibiciones que más atención del público atrajo.

Deja un comentario