Cuando el calor aprieta… Media veda desastrosa

Por Mikel torné

De todos es sabido que las codornices vienen de África y allí Lorenzo castiga sin perdón. Allí pasan el invierno nuestras queridas amigas, las coturnix, con idea de volver a criar a un clima más benévolo que el que tienen en países más sureños.

Este año la Piel de Toro se quema desde hace tiempo: calor, sequía extrema, incendios… vamos todo en contra para que la naturaleza siga su curso y que nuestras amigas encuentren aquí lo que necesitan. Calor sí, pero acompañado de agua, más agua, humedad, rocío mañanero y demás frescores que hacen de la Piel de Toro un verdadero vergel para estas avecillas.

La temporada se veía venir, los que somos aficionados a ellas hacíamos cábalas y quinielas de cuántas se podían ver el primer día, con diferentes opiniones recogidas entre los cosechadores, vecinos del pueblo en que se iba a cazar, nosotros mismos con los paseos previos, etcétera.

«La cosa está jodida», era la previsión justo antes de abrirse la temporada y eso que en el norte de España pintaba muy bien la caza, a priori, pues se veían cantidades de aves al cosechar, aves que no había de la mitad de España hacia abajo, y que se habían subido, pero llegó el calor y se fueron aún más al norte o a Francia, donde dicen que las ha habido «a montones». Seguro que allí los gabachos las habrán dado caña de la buena… En mi pueblo de Vizcaya se vieron bandos de codornices entre helechos allá por el 15 de agosto y por los Pirineos me consta que cantaban por doquier en esas fechas, pero, claro, estaban «a la fresca».

Pues eso, que en sus zonas querenciosas de Teruel, mal; en La Rioja, fatal; Burgos se salva en su zona norte, la cual ha dado las que tenía, o sea, la mitad de las que hubo, y se han visto perchas de un par de docenas en las aperturas (algo que oyendo al personal de otros lugares «está de lujo»), pero eso los dos o tres primeros días, luego a mendigar por el campo; en Palencia, mal; en Navarra, discreto el panorama; en Valladolid, también mal… En fin, que perchas de una o dos han abundado y muchos ceros también y, al cierre de estas páginas, la contrapasa, que alguna nos puede traer, no ha empezado a moverse.

Así que, paciencia hermanos, que por el norte alguna pollada buena de perdiz se ha visto, dado que hubo una primavera perfecta, y me consta que por la zona centro y sur el año viene malo de perdiz.
Paciencia y a ser respetuosos con los bandos es lo que nos va a tocar.

¡Buena suerte en la general os deseo a todos!

Deja un comentario