Exclusiva: Nos colamos en Ribera Alta justo antes de la berrea

 

El pasado día 31 de agosto el equipo de Caza y Safaris y Cazawonke.com se “colaba” en la finca cinegética Ribera Alta -que tanto está dando que hablar últimamente ¡y mucho más que lo hará! – para comprobar in situ las expectativas que nos relataban al otro lado del teléfono sobre la calidad y excelencia de los trofeos que previsiblemente se podrán cobrar en esta temporada entrante de berrea y posteriormente en las monterías que se celebrarán.

Para allá que nos fuimos, con las expectativas muy altas y toda la ilusión del mundo por tener el privilegio de compartir una jornada con una de las Propiedades más implicada y experimentada en la exigente gestión de una finca cinegética de primer orden en el panorama nacional.

Llegábamos a últimas horas de la tarde, ya en la anochecida, y lo primero que hicimos tras disfrutar de una excelente cena, en compañía de unos amigos cazadores que allí se encontraban, fue salir a ver si localizábamos algunos cochinos. Y vaya si los vimos. Es realmente apabullante y ejemplar la excelente población cochinera que alberga bajo sus encinas y alcornoques de sierras y dehesas. En esta salida nocturna, sin arma pero sí con foco, pudimos ver centenares de ejemplares, con muchas bocas de infarto, que por doquier bajaban del monte a la dehesa a recoger sus primeros frutos al abrigo de la oscuridad.

Mentiría si les dijera que nos recogimos pronto, pero ello no fue óbice para afrontar la dura jornada de trabajo que nos esperaba tan sólo unas horas después. Cuando uno está en el campo, disfrutando del mismo y de la buena gente, el tiempo no pasa, vuela y las noches se acortan hasta ser meros trámites….

Antes de recogernos cada uno a nuestras habitaciones, e impacientes por escuchar los primeros bramidos de la temporada, nuestro querido Pepe Juan de la Moneda, gran experto berreador, se animaba a citarles y firmaba un espectacular Concierto cervuno de reclamo y respuesta en do mayor que le respondía alternativamente desde los montes circundantes. Aquello nos encogió el alma, aunque no confesaré si los bramidos del uno, el de las dos patas, o las respuestas de los otros, los de cuatro.

Como les decíamos, el objetivo de esta “colada” era poder mostrarles en exclusiva y en primicia, a ustedes nuestros fieles lectores, lo que allí se está cociendo de cara a esta próxima e incipiente berrea y temporada montera, la carga y calidad cinegética de que dispone la Ribera Alta, y para ello trataríamos de escudriñar todos los rincones posibles que albergan las más de 4.000has. que dispone esta finca.

Al amanecer siguiente, y conscientes de que aún no había estallado de pleno la berrea – le quedan tan sólo unos pocos días para ello, no más de 10 o 15- y de que los grandes venados aún no estaban marcando su territorio personal ni concentrando o cubriendo a las hembras, lo cual nos haría más difícil su localización e inspección visual, nos dividimos en dos equipos de rastreo a bordo de las excelentes pick up descubiertas que esta finca dispone y carrileamos desde el amanecer durante cinco horas, con nuestra cámara como única arma, para mostrarles a través de ella, lo que vieron nuestros ojos: densidad, calidad y calidad. La pirámide poblacional que se maneja es de una calidad extraordinaria y en lo alto de la misma el límite es apabullante: el porte y número de los venados superoros, de más de 200 puntos, que pudimos ver llega a marear y nublar la vista y los sentidos a la hora de juzgar venados inferiores, aún siendo estos medallables.

Es el fruto del riguroso trabajo de gestión agroforestal y cinegética que se viene llevando a cabo desde hace varios lustros en estas tierras.

Esperamos disfruten del fotorreportaje en exclusiva que acompaña a este artículo y que le pudimos arrancar a los montes y siembras de la Ribera Alta.

Deja un comentario