Cartucho 8x68S, nuevos aires para un clásico

Foto de Apertura

La tormenta y el rayo atraen como un imán a quienes las contemplan. Esas fuerzas naturales encuentran en los simples humanos admiradores atemorizados desde nuestra fragilidad. La idea de la energía, de la potencia llevada al mundo de la cartuchería, de algún modo se inspira en ese cielo oscuro con la lejana pretensión de dominarlo.

Este sentimiento es precisamente el que uno puede imaginar que guió en el desarrollo del 8x68S, un cartucho que tiene en la estridencia su característica fundamental. Y ese carácter no siempre bien entendido ha hecho de él un aparecido continuo, pero escaso, amado por sus incondicionales que llevan a gala el ‘as’ que supone su tremenda resolución. Queda claro, que a pesar de la dificultad de mantenerse y luchar en un mundo salpicado por continuos desarrollos, este 8 mm sigue mostrando toda su fuerza.

La evidencia de ello es el aumento de cartucheras que se animan a cargarlo, mejorando su capacidad para enfrentarse con eficacia sobre un mayor número de fauna. Y es que, nominado como uno de los pocos capaces de hacerlo todo, fue durante años uno de los tres universales. Formando trío con los .300 Weatherby Magnum y .338 Winchester Magnum, presumían de ser el ejemplo de la cartuchería con capacidad para enfrentarse con soltura a toda pieza que caminase sobre la tierra, con la excepción de los grandes paquidermos. Evidentemente, había muchos con parecidas e incluso superiores cifras, pero, en cambio, su nivel de popularidad y difusión no llegaban al de estos tres.

Analizando a esta terna quedan claras las premisas que debemos de suponer como suficientes para poder hacerlo casi todo con un rifle. Por un lado, diámetros medios-altos, partiendo de los .30 para acabar con los ocho y medio; por otro, unas vainas suficientemente voluminosas para ofertar velocidades en boca muy altas, incluso con puntas pesadas. Lógicamente, ese equilibrio entre velocidad y peso, esa energía, se consigue elevando la velocidad cuando los diámetros y pesos son menores, compensando a base de m/s.

Así, de ellos el Weatherby es el más rápido y rasante, siendo el Winchester el más lento de ellos, el más curvo, pero el más resolutivo sobre caza pesada. Seguro que alguno pensará en el error de no haber elevado algo ese diámetro tope para ir directamente a los 9 e incluso 9,5 mm. Cartuchos como los .375 H&H Magnum ponen alto el listón cuando hablamos de competir sobre su capacidad de cazar. El bloqueo inicial lo pone, en este caso, su capacidad para enfrentarse a ciertas modalidades, como recechos de montaña, una idea equivocada si nos ponemos a analizar cifras. El potencial de este diámetro, de sus CB, y la velocidad que son capaces de ofrecernos las tremendas vainas que algunos de sus magnum ofertan, eliminan de un plumazo las posibles carencias. Otra cosa es el peso de las armas que los disparan y el retroceso que genera, excesivos para convertirlos en armas todo uso.

En alguna ocasión llegué a la conclusión de que el auténtico cartucho universal estaría precisamente en algunos 9,5 mm, pues, exceptuando las dos trabas anteriores, ningún otro consigue en conjunto ofrecernos prestaciones tan altas. Imagine los números de un .378 Weatherby Magnum, un coloso que puede enfrentarse a la distancia extrema o a la ceguera de la floresta, hiperveloz y tenso, con puntas aguzadas y colas de bote, o capaz, sobrado, sobre elefante con sólo una elección acertada de la punta a montar.

Tras este acercamiento al espíritu del cartucho universal con el inciso de su correcta definición, pongamos los pies en la tierra y dejemos de soñar con desproporciones. Aquí está la palabra, «proporción», el motivo que da lugar a las virtudes de nuestro protagonista.

El 8×68 S ‘enseña sus dientes’ sin falta de cinchas ni de hombros abruptos. La teoría de las turbulencias para la mejora del quemado no cabe aquí. Estamos ante un perfil de cartucho estándar abotellado clásico, una figura que recuerda al cartucho metálico convencional sin más. Sin cinturón belted y sin apellido magnum, podría pensarse que sus números no están a la altura de esas estridencias buscadas; no es así, la crítica no es posible. La evidencia de su fuerza y poderío dejan claro que no tiene cabida, cómo va a tenerla si algunos de los diseños más pujantes y serios que se han realizado, digamos recientemente, sobre cartuchería de altas prestaciones, mantiene un perfil similar desechando en su carrera hacia la larga distancia todas esas características propias de los veloces. Allá va el ejemplo: .338 Lapua Magnum, Observe a los dos juntos y verá como hablamos de lo mismo, nada extraño, simplemente la eficacia de un diseño probado hasta la saciedad al que se le ha cambiado la escala, simplemente.

Esta vez, en cambio, no entraremos en la dinámica ni comparativa de nuestro protagonista con sus rivales o compañeros, trataremos, simplemente, de recorrer una buena muestra de la oferta existente, parte de esas cargas a las que el cazador tiene ahora mismo acceso. Está claro que no serán todas las que se producen en la actualidad, pero sí un ejemplo de cómo el 8x68S, lejos de morirse olvidado, resurge bajo la apetencia de quien sueña con tener, como compañero, uno de los cartuchos más eficaces para caza mayor jamás fabricado.

Nuestro agradecimiento a Industrias El Gamo, Esteller, Excopesa, Bergara y a la Armería Fuertes de Colloto. CyS

Por Miguel Coya

Brenneke, el fabricante alemán conocido especialmente por sus desarrollos en puntas Premium, carga su conocidísima TIG con un peso de 198 grains. Se trata de una punta con cola torpedo y cortapelo, teniendo en su interior dos núcleos encajados de forma cóncava y de diferente dureza. Su velocidad en boca es de 900 m/s, con una GEE de 185 m, que permite una caída de sólo 26 cm a 300 m. Sin duda, una buena opción todoterreno, especialmente para batidas y monterías en puestos de todo tipo sobre cualquiera de nuestras especies.
Brenneke, el fabricante alemán conocido especialmente por sus desarrollos en puntas Premium, carga su conocidísima TIG con un peso de 198 grains. Se trata de una punta con cola torpedo y cortapelo, teniendo en su interior dos núcleos encajados de forma cóncava y de diferente dureza. Su velocidad en boca es de 900 m/s, con una GEE de 185 m, que permite una caída de sólo
26 cm a 300 m. Sin duda, una buena opción todoterreno, especialmente para batidas y monterías en puestos de todo tipo sobre cualquiera de nuestras especies.

 

La segunda de las cargas que nos ofrece Brenneke es la TOG, en este caso en 220 grains. Se trata de una soldada con cola torpedo, cortapelo y punta hueca. La velocidad en boca es de 875 m/s con una GEE de 183 m que posibilita llegar a los 300 m con una caída de 27,2 cm. Aunque podamos utilizarla como una todoterreno, donde mejor se comportará será sobre piezas grandes, incluyendo en ellas los mayores de los antílopes, osos y cérvidos. En nuestro país está claro que donde mejor cabida tiene es en el rececho de grandes venados y en monterías y batidas en puestos muy cercanos.
La segunda de las cargas que nos ofrece Brenneke es la TOG, en este caso en 220 grains. Se trata de una soldada con cola torpedo, cortapelo y punta hueca. La velocidad en boca es de 875 m/s con una GEE de 183 m que posibilita llegar a los 300 m con una caída de 27,2 cm. Aunque podamos utilizarla como una todoterreno, donde mejor se comportará será sobre piezas grandes, incluyendo en ellas los mayores de los antílopes, osos y cérvidos. En nuestro país está claro que donde mejor cabida tiene es en el rececho de grandes venados y en monterías y batidas en puestos muy cercanos.

 

El 8x68 S se muestra como un cartucho muy contundente sobre nuestras piezas de caza mayor. La instantánea muestra una montería cochinera en Ciudad Rodrigo, Salamanca. Usé un Bergara BX-11, con un Aimpoint Micro H1 de 2 MOA y cargado con RWS KS de 180 grains. Con un terreno sucio el punto rojo ayudó a que las piezas que pasaban entre la vegetación pudiesen ser abatidas con relativa facilidad. Recuerdo que vi como una buena jabalina pasaba a unos 60 metros. Con los ojos abiertos seguí la carrera y, en el instante que se descubrió, el 8x68S cantó su mejor canción, dejando constancia de su capacidad para parar piezas lanzadas. Luego vinieron otros dos con idéntico resultado, sorprendiéndome el último. Seguí la carrera, pero sólo se descubrió en un pequeño claro a 200 metros. Tiré, escuchando la bala impactar, pero desapareció en el jaral. Al volver las rehalas lo movieron, con las tripas fuera. Llegó a escasos 10 metros, disparé justo en el medio de la paleta. Dio dos vueltas y calló. La sorpresa fue simplemente esa: una punta de 180 grains a 990 m/s en boca debería haberlo fulminado en el acto. Tal vez la adrenalina de la herida anterior fuese la causa de su resistencia.
El 8×68 S se muestra como un cartucho muy contundente sobre nuestras piezas de caza mayor. La instantánea muestra una montería cochinera en Ciudad Rodrigo, Salamanca. Usé un Bergara BX-11, con un Aimpoint Micro H1 de 2 MOA y cargado con RWS KS de 180 grains. Con un terreno sucio el punto rojo ayudó a que las piezas que pasaban entre la vegetación pudiesen ser abatidas con relativa facilidad. Recuerdo que vi como una buena jabalina pasaba a unos 60 metros. Con los ojos abiertos seguí la carrera y, en el instante que se descubrió, el 8x68S cantó su mejor canción, dejando constancia de su capacidad para parar piezas lanzadas. Luego vinieron otros dos con idéntico resultado, sorprendiéndome el último. Seguí la carrera, pero sólo se descubrió en un pequeño claro a 200 metros. Tiré, escuchando la bala impactar, pero desapareció en el jaral. Al volver las rehalas lo movieron, con las tripas fuera. Llegó a escasos 10 metros, disparé justo en el medio de la paleta. Dio dos vueltas y calló. La sorpresa fue simplemente esa: una punta de 180 grains a 990 m/s en boca debería haberlo fulminado en el acto. Tal vez la adrenalina de la herida anterior fuese la causa de su resistencia.

 

Dentro de la línea de productos de la marca alemana RWS, la Evolution Power Bonded EVO representa la apuesta por los proyectiles soldados y núcleo de plomo. Con base plana y cortapelo, el método para su desarrollo se basó en el perfil de su exitosa H-Mantel, con una amplia caperuza tapando su enorme punta hueca. La velocidad en boca conseguida para sus 200 grains es de 915 m/s que, con sus 187 metros de GEE, nos dejan una caída a los 300 metros de 25,1 cm. Estamos ante una buena elección todoterreno que mejorará su rendimiento sobre piezas grandes y disparos cercanos. Con canales profundos no tendrá problemas en disparos de montería sobre animales sesgados o muy corta distancia, con la seguridad que supone su contrapelo en el seguimiento de piezas heridas.
Dentro de la línea de productos de la marca alemana RWS, la Evolution Power Bonded EVO representa la apuesta por los proyectiles soldados y núcleo de plomo. Con base plana y cortapelo, el método para su desarrollo se basó en el perfil de su exitosa H-Mantel, con una amplia caperuza tapando su enorme punta hueca. La velocidad en boca conseguida para sus 200 grains es de 915 m/s que, con sus 187 metros de GEE, nos dejan una caída a los 300 metros de 25,1 cm. Estamos ante una buena elección todoterreno que mejorará su rendimiento sobre piezas grandes y disparos cercanos. Con canales profundos no tendrá problemas en disparos de montería sobre animales sesgados o muy corta distancia, con la seguridad que supone su contrapelo en el seguimiento de piezas heridas.

 

La troncocónica de RWS KS es interpretada para este cartucho en dos pesos distintos, 180 y 224 grains. Con un comportamiento de semiblindada, los 180 grains son una opción correcta todoterreno para nuestro país, con excelentes virtudes en rececho gracias a su capacidad de darnos precisión y su altísimos números. Y es que mover este peso a 990 m/s con una distancia de reglaje óptimo de 202 metros y una caída de 19,4 cm a los 300 metros pone muy alto el listón, convirtiendo el conjunto que lo dispare en un todopoderoso capaz de llegar muy, muy lejos con absoluta contundencia. Cosa distinta son los 224 grains, un peso que sólo tiene cabida sobre piezas grandes, preferiblemente exóticas, grandes osos, cérvidos o antílopes. Como detalle, observe como exteriormente la diferencia entre ambas es casi inexistente, sirviendo la tramificación de color del pistón para diferenciarlas.
La troncocónica de RWS KS es interpretada para este cartucho en dos pesos distintos, 180 y 224 grains. Con un comportamiento de semiblindada, los 180 grains son una opción correcta todoterreno para nuestro país, con excelentes virtudes en rececho gracias a su capacidad de darnos precisión y su altísimos números. Y es que mover este peso a 990 m/s con una distancia de reglaje óptimo de 202 metros y una caída de 19,4 cm a los 300 metros pone muy alto el listón, convirtiendo el conjunto que lo dispare en un todopoderoso capaz de llegar muy, muy lejos con absoluta contundencia. Cosa distinta son los 224 grains, un peso que sólo tiene cabida sobre piezas grandes, preferiblemente exóticas, grandes osos, cérvidos o antílopes. Como detalle, observe como exteriormente la diferencia entre ambas es casi inexistente, sirviendo la tramificación de color del pistón para diferenciarlas.

 

DK es el nombre del doble núcleo tabicado de RWS. Con un perfil externo muy parecido a la KS, su doble comportamiento se puede permitir el lujo de ser tremendamente expansivo en la zona anterior y consistente en la posterior. En este caso, un peso de 180 grains son movidos por la casa alemana a 945 metros por segundo (m/s), rebajando exactamente 45 m/s las cifras marcadas para la KS. ¿Por qué? Muy sencillo, porque garantizar consistencia está reñido con ese extra de velocidad y que puede acabar por romperla. Piense que, además, elevar el retroceso restaría capacidad de recuperación en caso de utilizarla como todoterreno, especialmente en batidas. Su distancia óptima es de 190 metros con una caída a los 300 de 25,2 centímetros.
DK es el nombre del doble núcleo tabicado de RWS. Con un perfil externo muy parecido a la KS, su doble comportamiento se puede permitir el lujo de ser tremendamente expansivo en la zona anterior y consistente en la posterior.
En este caso, un peso de 180 grains son movidos por la casa alemana a 945 metros por segundo (m/s), rebajando exactamente 45 m/s las cifras marcadas para la KS. ¿Por qué? Muy sencillo, porque garantizar consistencia está reñido con ese extra de velocidad y que puede acabar por romperla.
Piense que, además, elevar el retroceso restaría capacidad de recuperación en caso de utilizarla como todoterreno, especialmente en batidas. Su distancia óptima es de 190 metros con una caída a los 300 de 25,2 centímetros.

 

Cerramos las cargas recibidas de RWS con la H-Mantel, tal vez la carga y proyectil que mejor interpretan el carácter del 8x68 S. Cargados tremendamente fuerte, los 187 grains abandonan el brocal a 970 m/s, con una caída de sólo 20,5 cm puesto a cero a 199 metros. Estamos ante una punta hueca protegida con doble núcleo por diferencia de densidades, que aprovechan el pliegue de la camisa para actuar con mayor eficacia. Su base no es plana, aunque realmente la cola es muy contenida. Su comportamiento la ensalza como una de las mejores elecciones todoterreno que podemos hacer para este cartucho, potente, expansiva y con capacidad para actuar con canales profundos.
Cerramos las cargas recibidas de RWS con la H-Mantel, tal vez la carga y proyectil que mejor interpretan el carácter del 8×68 S.
Cargados tremendamente fuerte, los 187 grains abandonan el brocal a 970 m/s, con una caída de sólo 20,5 cm puesto a cero a 199 metros.
Estamos ante una punta hueca protegida con doble núcleo por diferencia de densidades, que aprovechan el pliegue de la camisa para actuar con mayor eficacia. Su base no es plana, aunque realmente la cola es muy contenida. Su comportamiento la ensalza como una de las mejores elecciones todoterreno que podemos hacer para este cartucho, potente, expansiva y con capacidad para actuar con canales profundos.

 

Blaser, cómo no, monta su proyectil estrella CDP en 196 grains a 950 m/s en boca. Con doble núcleo tabicado, cola de bote, culote balístico y núcleo delantero con diferentes durezas, su uso es de todoterreno universal, funcionando bien tanto en nuestras monterías como en el rehecho de grandes piezas. La GEE es de 193 metros con una caída a los 300 metros de solo 22 cm.
Blaser, cómo no, monta su proyectil estrella CDP en 196 grains a 950 m/s en boca. Con doble núcleo tabicado, cola de bote, culote balístico y núcleo delantero con diferentes durezas, su uso es de todoterreno universal, funcionando bien tanto en nuestras monterías como en el rehecho de grandes piezas. La GEE es de 193 metros con una caída a los 300 metros de solo 22 cm.

 

196 grains es el peso elegido por Norma para montar en este cartucho su punta semiblindada protegida Vulkan. Desarrollada para trabajar con efectividad en caza de acoso, es en este cartucho ideal para la batida de grandes piezas, incluso de un tamaño superior a las nuestras. La velocidad en boca de la carga es de 900 m/s.
196 grains es el peso elegido por Norma para montar en este cartucho su punta semiblindada protegida Vulkan. Desarrollada para trabajar con efectividad en caza de acoso, es en este cartucho ideal para la batida de grandes piezas, incluso de un tamaño superior a las nuestras. La velocidad en boca de la carga es de 900 m/s.

 

Los conocidos en otra época como cartuchos universales. De izqda. a dcha., .300 Weatherby magnum, 8x68 S y .338 Winchester Magnum.
Los conocidos en otra época como cartuchos universales. De izqda. a dcha.,
.300 Weatherby magnum, 8×68 S y .338 Winchester Magnum.

 

La conocida punta de plástico de primera generación Nosler Ballistic Tip es montada en 180 grains, tanto por Norma como por Sologne. Mientras la sueca sube hasta los 920 m/s la francesa se queda en los 900 m/s. Estamos ante una punta muy aguzada y con cola de bote, una reconocida buena voladora excelente para recechar e ,incluso ,como todoterreno para todo tipo de caza en nuestro país, muy expansiva y violenta, aunque no excesivamente profunda.
La conocida punta de plástico de primera generación Nosler Ballistic Tip es montada en 180 grains, tanto por Norma como por Sologne. Mientras la sueca sube hasta los
920 m/s la francesa se queda en los 900 m/s. Estamos ante una punta muy aguzada y con cola de bote, una reconocida buena voladora excelente para recechar e ,incluso ,como todoterreno para todo tipo de caza en nuestro país, muy expansiva y violenta, aunque no excesivamente profunda.

 

La conocida punta de plástico de primera generación Nosler Ballistic Tip es montada en 180 grains, tanto por Norma como por Sologne. Mientras la sueca sube hasta los 920 m/s la francesa se queda en los 900 m/s. Estamos ante una punta muy aguzada y con cola de bote, una reconocida buena voladora excelente para recechar e ,incluso ,como todoterreno para todo tipo de caza en nuestro país, muy expansiva y violenta, aunque no excesivamente profunda.
La conocida punta de plástico de primera generación Nosler Ballistic Tip es montada en 180 grains, tanto por Norma como por Sologne. Mientras la sueca sube hasta los
920 m/s la francesa se queda en los 900 m/s. Estamos ante una punta muy aguzada y con cola de bote, una reconocida buena voladora excelente para recechar e ,incluso ,como todoterreno para todo tipo de caza en nuestro país, muy expansiva y violenta, aunque no excesivamente profunda.

 

Tres equipos reclamados para el 8x68 S. De izquierda a derecha, Heym Concord con Swarovski Z6i 2-12x50, Mauser M-03 Basic con Zeiss Victory HT 3-12x56, y Bergara BX-11 con Aimpoint Micro H1 2 MOA.
Tres equipos reclamados para el 8×68 S. De izquierda a derecha, Heym Concord con Swarovski Z6i 2-12×50, Mauser M-03 Basic con Zeiss Victory HT 3-12×56, y Bergara BX-11 con Aimpoint Micro H1 2 MOA.

 

Las ventajas del 8x68S están claras: tensión y contundencia, amando sin miedos los terrenos abiertos. Su talón de Aquiles: un retroceso que obliga a construir pesadas las armas que lo disparan si queremos un relativo confort.
Las ventajas del 8x68S están claras: tensión y contundencia, amando sin miedos los terrenos abiertos. Su talón de Aquiles: un retroceso que obliga a construir pesadas las armas que lo disparan si queremos un relativo confort.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario