Pulsar Helion XQ50F, monocular de visión térmica. Por Michel Coya

Dentro de los diferentes aparatos de visión nocturna que ofrece el mercado, destacan, sin duda, los monoculares que no pueden utilizarse como aparatos de puntería. El motivo de su atractivo para el cazador es sencillo de entender: son considerados en la mayoría de las comunidades como legales para su uso en actividades relacionadas con la caza.

Sus aplicaciones en este campo pueden ser muchas, pudiendo venir en ayuda tanto de la gestión, como en labores de vigilancia, seguridad o, simplemente, caza. Está claro que al igual que cuando podemos apoyarnos con fuentes de luz, la ventaja es grande, asegurándonos que llegado el momento de jugar un lance no habrá confusiones posibles.

De todas formas, trabajando en este campo siempre entra en juego la picaresca y la falta de ética, consideraciones en las que, por supuesto, no entraré, centrándome exclusivamente en los aspectos técnicos que revisten a este aparato concreto y su capacidad para poder ofrecernos imágenes en la oscuridad, dando por hecho que serán utilizados siempre bajo la ética y el respeto que todo cazador debe tener como obligación personal.

Pulsar Helion XQ50F

El Pulsar Helion XQ50F –que distribuye en España la empresa Makers & Takers (https://makers-takers.com/)– funciona mediante un sensor de IR, algo que definen como un microbolómetro no refrigerado, ¿el palabro se las trae, verdad? La realidad es que hace mención a que su funcionamiento se basa en diferenciar fuentes de calor, ofreciéndose la gama Helion con modelos que trabajan con diferentes frecuencias, aumentos y diámetro de lente. A diferencia de los visores nocturnos basados en tubos intensificadores de imagen, no necesitaremos ninguna fuente de luz ni se verán afectados por la exposición a luces brillantes. Una de las ventas que nos ofrece es ser capaz de trabajar tanto de noche como de día, incluso en condiciones meteorológicas adversas, pudiendo mirar a través de lluvia, niebla o de objetos como hierba alta, ramas o arbustos. Su terminación es estanca, preparada para un trabajo duro, estando además de las actividades ya reseñadas indicado para otras como observación, orientación en rutas o misiones de rescate.

La prueba

Después de echar un vistazo al manual de instrucciones, cargar la batería, descargar la aplicación móvil Stream Visión y enredar con las persianas bajadas dentro de casa, me traslado hasta Caso dispuesto a poner al Helion a prueba.

Subimos hasta la Collada Arniciu y antes de salir del coche enciendo el aparato y concreto el wifi al móvil. Realmente, el instante en el que comienzo un barrido en el amplio valle que sube de Gobezanes, repasando la falda de la peña Busllar, nos deja perplejos. Hay que ir trabajando con el enfoque continuamente, pero realmente se ve, especialmente cuando un animal aparece en escena. Desde la mayada, las yeguas pastan tranquilamente en plena noche y no pueden imaginar que las estamos observando.

Juego entonces con los aumentos, cambio el tipo de color, mido distancias, hago fotografías, vídeo, tanto con el propio aparato como con el móvil, desde donde es más cómodo ver lo que el XQ50F nos va mostrando oculto en la oscuridad.

Es importante bajar brillo para no acabar muy deslumbrado, siendo muy interesante la opción de un trípode donde dejar fijo el aparato en observaciones fijas de un determinado lugar. De esta forma, será mucho menos cansado, mucho más relajado, controlar a través de la pantalla de nuestro móvil. Finalmente, nos asomamos a una ería salpicada de prados y cierres de vivo. Y allí damos con algo. Ponemos entonces a prueba de verdad al equipo. Apoyándonos sobre el coche y metiendo aumentos, tardamos en descubrir qué pieza es realmente. La distancia es de unos 250 metros, aproximadamente. Por fin queda claro, se trata de un corzo, constatando como al subir los aumentos es mucho más difícil controlar el enfoque.

Texto y fotos Michel Coya / [email protected] / www.apuntomichelcoya.com

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PIES DE FOTO

Fotos 1 y 2.- Paso por báscula y metro al Pulsar Helion XQ50F. Pesa con batería 553 gramos y mide poco más de 21 centímetros.

Fotos 3 y 4.- Detrás del objetivo se encuentra el anillo del enfoque. Es de grandes dimensiones y debemos utilizarlo con frecuencia al ir cambiado de distancia de visionado. La tapa de plástico protectora es abatible.

Fotos 5 y 6.- El ocular cuenta también con anillo para la corrección de nuestras dioptrías, ajuste que como en cualquier aparato óptico debemos hacer en primer lugar. Cuenta, así mismo con un protector lateral para el ojo fabricado en goma para evitar que nos entren luces indeseadas.

Fotos 7 y 8.- El aparato es acompañado de cargador para la batería. Al enchufarlo y durante la carga aparece intermitente una luz verde. La trama de su parpadeo nos indicará el nivel de carga.

Foto 9.- Stream Vision es la aplicación móvil que nos permite manejar al Helion de una forma incluso más sencilla e intuitiva. Su descarga es gratuita conectándose entre aparatos a través de wifi, pudiendo guardar directamente vídeos y fotos en nuestro teléfono.

Fotos 11, 12 y 14.- El zoom digital del Pulsar Helion XQ50F va desde 4,1x a 16,4x. La yegua que aparece en la fotografía se encontraba a unos 120 metros de nosotros. Al subir los aumentos es imprescindible afinar con el enfoque para conseguir detalles precisos.

Foto 15.- Tres modos de observación: de contraste mejorado para fondos rocosos, de contraste bajo para fondos de vegetación y en modo universal para observaciones en general.

Fotos 16, 17, 18 y 19.- Cuatro son los modos de color que podemos elegir: negro cálido, rojo cálido, blanco cálido y monocromático en rojo. En cualquier caso, es muy importante ajustar el brillo y contrate para evitar el deslumbramiento.

Foto 20.- ¿Ha visto usted Juego de Tronos?¿Sabe quiénes son los Caminantes Blancos…? No, no es uno de ellos, es el autor de estas líneas.

Foto 21.- A gran distancia, más de un kilómetro, pastan tranquilas un grupo de ciervas. A pesar del zoom digital y del enfoque es imposible concretar más su imagen.

Foto 22.- En el valle que sube a la Collada de Arnicio conseguimos encontrar a esta corza. Aprovechamos la posición para intentar poner a prueba todo el potencial del Pulsar. La distancia es de unos 250 metros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.