El león sudafricano, en el punto de mira de las mafias asiáticas

Es sobradamente conocida la creencia en muchas partes de Asia de que las pócimas elaboradas con huesos de tigre tienen propiedades sexuales. Ahora, la escasez de estos huesos ha llevado a las mafias asiáticas a fijar su atención en el león.

Que el león esté en la lista de objetivos de los furtivos se ha hecho patente a raíz de una operación, efectuada por la policía sudafricana el pasado mes de septiembre, en la que se desbarató la mayor red de tráfico de cuernos de rinoceronte detenida hasta la fecha, según informa en su edición de hoy el periódico El Mundo.

En ese operativo se detuvo a un criador de felinos, que se dedicaba a la falsificación de permisos de caza para rinoceronte y león. En la misma banda también se encontraba un ciudadano tailandés detenido anteriormente por posesión ilegal de huesos de león.

Según Jo Shaw, especialista en Comercio y Tráfico de Especies del Fondo para la Protección de la Vida Salvaje del África Austral (EWT), «son las mismas mafias que trafican con cuernos de rinoceronte las que están comerciando con huesos de león».

Parece que el precio del esqueleto de león ha aumentado significativamente como consecuencia de la escasez de huesos de tigre y el incremento de la demanda en los mercados asiáticos. De acuerdo con datos de la ONG británica Lion Aid, el costo ha pasado de los 4.000 dólares en 2010 a los 10.000 dólares este año.

Shaw reconoce que se desconoce «aún no sabemos cuáles pueden ser las consecuencias del incremento de este comercio sobre los leones salvajes». De momento, el EWT va a realizar un estudio, junto a la Universidad de Oxford, para analizar el impacto de la demanda asiática.

Sin embargo, y según afirma Reynold Thakhuli, responsable de Comunicación del Parque Kruger, ha señalado que ningún felino del parque ha sido hasta ahora víctima de la caza ilegal.

Campaña en internet para prohibir el comercio ilegal de huesos
Ante el temor de que los furtivos puedan llevar a cabo matanzas a gran escala como las que han ocurrido con los elefantes o los rinocerontes en fechas recientes, se ha creado una campaña de recogida de firmas en Internet a través de la plataforma Avaaz, que pretende recoger un millón de firmas para exigir al presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, que prohíba «el cruel e insensato tráfico de huesos y órganos de león». Hasta el momento se han recogido más de 647.000 firmas de apoyo.

Deja un comentario