El Europarlamento debate sobre la explosión demográfica del jabalí

El pasado 4 de julio el Intergupo Parlamentario sobre Caza Sostenible organizó en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo una reunión para analizar el fenómeno de la explosión demográfica del jabalí que está viviendo el continente europeo.

En esta reunión de trabajo un portavoz de la Organización de Propietarios Rurales Europeos (Elo, por sus siglas en inglés), Delphine Dupeux, expuso un completo informe que abarcaba un gran número de países, que abordaba las posibles causas de estos incrementos poblacionales de jabalíes y las medidas a tomar para neutralizar o, al menos mitigar, su impacto y sobre todo sus efectos en las explotaciones agrarias.

En su presentación Delphine centró su discurso en la cuestión de la alimentación artificial efectuada por parte de los cazadores. Según indicó, los estudios indican que este tipo de prácticas no tiene una importancia significativa en el aumento del número de guarros, por lo que una prohibición completa de la alimentación artificial –regulada en mayor medida en muchos países, y prohibida en algunos- no resolvería el problema.
 
El cambio climático y las actividad humana, claves
Por su parte Yves Lecocq, secretario general de FACE (Federación Europea de Asociaciones de Caza), defendió en su turno de palabra que el cambio climático y sus consecuencias para los ecosistemas, así como las actividades humanas (con la ganadería en primer lugar) son las principales consecuencias para la explosión demográfica de especies salvajes tan adaptables como el jabalí. Este fenómeno, dijo Lecocq, comenzó ya en los 70 y no es exclusivo de Europa.

El secretario general de FACE comentó alguna de las consecuencias de tener un alto número de jabalíes: daños de consideración en las cosechas, alto riesgo de accidentes de tráfico por atropello, problemas de seguridad en las cercanías e incluso dentro de las áreas urbanas, trasmisión de enfermedades a los animales domésticos y a las personas, así como el impacto negativo que tiene para la biodiversidad (en este sentido, Lecocq citó a las aves que anidan en el suelo, que son amenazadas por la voracidad de los suidos). «La situación está siendo muy complicada» dijo, y advirtió contra la adopción de soluciones «simplistas, ideológicas o la estandarización de una estrategia europea».

La caza como «única solución realista»
Benoit Guibert, de la Federación Francesa de Caza (FNC) defendió en este foro el incremento de la caza del jabalí como «el único modo realista» de afrontar el problema. Esto, sin embargo,  requiere de un armazón legal «que permita a los cazadores llevar a cabo dichas acción sin restricciones no razonables, como temporadas de caza demasiado cortas o otras prohibiciones», explicó Guibert al presentar la situación del jabalí en el país galo.

El presidente del Intergrupo, Véronique Mathieu, y otros participantes en la reunión apoyaron estas conclusiones y prometieron seguir este tema de cerca, a la vez que buscarán vías por las cuales la UE pueda contribuir a resolver la cuestión -a través, por ejemplo, de campañas de amplia difusión en toda la Unión Europea para promover el consumo de carne de jabalí.

Deja un comentario