Camerún moviliza 600 soldados de élite contra los furtivos

El general  Martin Tumenta, que controla un batallón de 600 hombres y un helicóptero BIR, no se ha andado con pelos en la lengua:

 

“No se trata de cazadores furtivos ordinarios. Están muy bien organizados, tienen armamento pesado, rifles automáticos y van detrás de nuestros elefantes y su marfil”.

“Se trata de pelotones armados y entrenados que cruzan nuestras fronteras para robarnos nuestro patrimonio natural”

La amenaza de una nueva incursión de cazadores furtivos a lo ocurrido a principios de este año, cuando los cazadores furtivos sudaneses viajaban más de 1.000 kilómetros a caballo del norte de Sudán a través de la República Centroafricana y el Chad para matar a más de 300 elefantes en el mismo Parque Nacional.

Todo imdica que los furtivos han decidido regresar antes de lo habitual por el camuflaje que supone la hierba crecida tras la temporada de lluvias.

El director general de WWF, Jim Leape, declaró: “WWF quisiera felicitar al Presidente de Camerún por la decisión de desplegar fuerzas especiales para proteger las zonas vulnerables, las personas y los elefantes”.

La matanza de elefantes africanos por su marfil tiene una larga historia. Entre 1970 y 1989 la mitad de los elefantes de África – 700.000 ejemplares – murieron debido al comercio ilegal de su marfil.

En la actualidad, la caza furtiva y el comercio ilegal de elefantes se estima que ha diezmado a la mitad de los elefantes restantes de África Central entre 1995 y 2007.

La operació que se inicia, llamada “La paz en Bouba N’Djida”, cubrirá un área de unos 12.000 kilómetros cuadrados, incluyendo el parque y los alrededores. Se trata de un apoyo a los sesenta rangers de la región, que no tienen la capacidad para hacer frente a esta nueva amenaza.

El General Tumenta avisa: “Nuestras fuerzas estarán permanentemente, digo permanentemente, y lo repito permanentemente, en este territorio. Aconsejo a los cazadores no poner un pie en este país”.

Deja un comentario