WWF pide a la primera ministra tailandesa que prohíba el comercio de marfil

Cada año las tiendas de Tailandia venden de manera ilegal toneladas de colmillos procedentes de elefantes africanos, haciéndolos pasar por marfil tailandés. Este delito está provocando un aumento sin precedentes de la caza furtiva de elefantes, que el año pasado alcanzó niveles récord. WWF lanza hoy a escala global una petición <http://tinyurl.com/traficoespecies> instando a la primera ministra tailandesa, Shinawatra Yingluck, que prohíba completamente el comercio de marfil en Tailandia con el fin de frenar la matanza ilegal de elefantes africanos.

A pesar de que es ilegal vender marfil de elefantes africanos en Tailandia, el procedente de elefantes domesticados tailandeses puede ser vendido legalmente. Las redes criminales aprovechan este vacío legal e inundan las tiendas tailandesas con el marfil ensangrentado de África.

Janpai Ongsiriwittaya, líder de la campaña en WWF-Tailandia , explica: “Las leyes existentes no son efectivas para mantener marfil africano ilegal fuera del mercado tailandés. La única manera de evitar que Tailandia contribuya a la caza furtiva de elefantes es prohibir por completo la venta de marfil “. Y añade: “Hoy en día las principales víctimas son los elefantes africanos, pero los elefantes de Tailandia podría ser el próximo objetivo. La Sra. Shinawatra puede ayudar a poner fin a la matanza, y creo que los ciudadanos tailandeses apoyarán una mayor protección de estos animales tan emblemáticos para su cultura”.

La caza furtiva ha alcanzado niveles récord en África. Decenas de miles de elefantes se sacrifican cada año por sus colmillos. Los datos publicados el mes pasado muestran que el tráfico de marfil internacional ha llegado al punto más alto de la historia, superando las 40.000 toneladas en 2012. Tailandia es el mayor mercado de marfil ilegal en el mundo y uno de los principales motores de la caza furtiva de elefantes.

El informe de 2012 del Sistema de Información sobre Comercio de elefante <http://cites.org/eng/cop/16/doc/E-CoP16-53-02-02.pdf> explica cómo “La posibilidad legal de comerciar con colmillos de marfil de elefantes asiáticos domesticados se aprovecha para introducir ilegalmente en las tiendas los productos tallados de marfil africano”. Elisabeth McLellan, directora del Programa Global de Especies de WWF matiza: “Muchos turistas extranjeros quedarían horrorizados al saber que las baratijas de marfil que se exhiben en las tiendas pueden provenir de elefantes masacrados en África. Es ilegal traer a casa marfil y ya no debería estar a la venta en Tailandia “.

En marzo, los representantes de 176 gobiernos se reunirán en Bangkok para discutir las cuestiones prioritarias sobre el comercio de vida salvaje, incluyendo la escalada de la caza furtiva de elefantes en África. WWF lanza una campaña global destinada a ciudadanos de todo el mundo que espera recopilar más de 1 millón de firmas para pedir a la primera ministra Shinawatra que aproveche la oportunidad para anunciar el compromiso de su país y prohibir definitivamente el comercio de marfil en Tailandia.

El Sistema de Información de Comercio de Elefantes <http://www.cites.org/eng/prog/ETIS/index.php> puesto en marcha por TRAFFIC y la reciente Puntuación por Países en la lucha contra el Tráfico de Especies <http://awsassets.wwf.es/downloads/scorecard_infographic_design_file_spanish_ok.pdf> buscan poner de relevancia el problema y reportar a aquellos países que no cumplen sus compromisos. Notas: Desde el 15 de enero hasta el 14 de Marzo es posible firmar la petición en: http://tinyurl.com/traficoespecies <http://tinyurl.com/traficoespecies> 

 

Deja un comentario