Los furtivos matan 11.000 elefantes en Gabón en menos de una década

Según un reciente estudio, los furtivos han matado a más de 11.000 elefantes en el Parque Nacional Minkebe de Gabón desde 2004, un problema agravado por la creciente demanda de marfil en Asia.

 

Gabón cuenta con cerca del 13% de los bosques de África Central y en él residen en torno a 40.000 elefantes de bosque, la especie más pequeña de elefante y perseguida por los tratantes de marfil por sus colmillos más duros y rectos.

Este estudio ha sido llevado a cabo por la Agencia de Parques Nacionales de Gabón, junto con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Sociedad de Conservación de la Fauna (WCS), descubriendo que dos tercios de los elefantes de bosque del Parque Minkebe -unos 11.100 ejemplares- habían sido masacrados desde 2004.

“Si no invertimos esta situación rápido, el futuro de los elefantes en África se verá comprometido”, dijo Lee White, secretario ejecutivo de la Agencia de Parques Nacionales de Gabón, en un comunicado difundido por el Gobierno del país.

La demanda de marfil para su uso en joyería o artículos decorativos está creciendo rápidamente en Asia y los ecologistas sostienen que la creciente influencia e inversión china en África ha abierto más camino al tráfico ilegal de colmillos de elefante.

En junio del año pasado el presidente de Gabón, Alí Bongo Ondimba, ordenó quemar la reserva de marfil confiscada en el país. Sin embargo, la caza furtiva continúa y está llevando a que muchos conservacionistas pongan en duda la supervivencia a largo plazo de los elefantes en África. 

A pesar de los esfuerzos del gobierno de Gabón para reforzar las patrullas contra la caza furtiva, según Bas Huijbregts, de WWF, las autoridades han fracasado. “En un área como la de Minkébé, que es de unos 30.000 kilómetros cuadrados -aproximadamente del tamaño de Bélgica- sin ningún tipo de carreteras, es muy difícil rastrear los cazadores furtivos”, dijo.

Los furtivos suelen estar armados con rifles de gran calibre y sierras eléctricas para llevarse los colmillos, según el comunicado publicado por la presidencia de Gabón. Tienen campamentos secretos en el bosque, evitando a los pequeños destacamentos de guardas forestales y dejando cadáveres de elefantes pudriéndose a su paso.

Un empleado de los parques dijo que se cree que la mayoría de los furtivos proceden de la vecina Camerún, donde el Gobierno ha desplegado helicópteros del Ejército y cientos de tropas para proteger su propia y menguante población de elefantes.

 

 

Deja un comentario