Un estudiante de 16 años descifra una ecuación sobre balística de Newton

Gracias a un estudiante de una escuela alemana de tan sólo 16 años han quedado resueltos dos problemas matematicos que Isaac Newton planteara hace 350 años: calcular la trayectoria exacta de un proyectil afectado por la gravedad y por la resistencia del aire, y por otra parte, solucionar cómo golpearía y rebotaría en una pared un proyectil.

La resolución de estos dos incógnitas, que hasta este momento los físicos sólo podían calcular de manera aproximada con potentes ordenadores estas dos teorías de dinámicas de partículas, es obra de Shouryya Ray, un adolescente de dieciséis años de origen hindú que estudia en una escuela secundaria de Dresden (Alemania).

Hasta nuestros días este problema de balística no se había podido resolver de manera completa, puesto que se había dividido en dos cuestiones separadas, aplicando ciertas simplificaciones y suposiciones. Concretamente, el movimiento del proyectil en el aire se había resuelto en el siglo XVII y la colisión del proyectil se planteó en el siglo XIX, pero con la formulación propuesta por Shouryya Ray los científicos podrán abordar el problema completo con un nuevo enfoque.

El porqué Shouryya Ray se adentró a resolver este problema es bastante más sencillo. En una visita escolar que realizó con sus compañeros a la Universidad de Dresden, los profesores le explicaron que eran incógnitas ‘irresolubles’. Ahí le ofrecieron datos experimentales con los que analizar la trayectoria del lanzamiento de una pelota. Los métodos para resolverlo eran aproximaciones y Ray decidió intentar buscar la solución definitiva «por curiosidad e ingenuidad de estudiante», según ha explicado con sus propias palabras al diario londinense The Sunday Times.

Shouryya Ray emigró a Dresden desde Calcutta hace cuatro años sin hablar ni una palabra de alemán, un idioma que ahora domina. Desde joven dio dotes de genio: desde que era muy pequeño, su padre, un ingeniero, le desafiaba con problemas aritméticos, y antes de cumplir 10 años ya era capaz de resolver ecuaciones complejas.

Deja un comentario