Wyoming plantea la caza como medida de control poblacional del oso grizzly

Matt Mead, gobernador del estado de Wyoming, se ha dirigido por carta al Departamento de Interior de Estados Unidos para pedir que se desclasifique al oso grizzly de la lista de especies amenazadas, lo que abriría la puerta a la autorización de su caza.

En la misiva, remitida el pasado 24 de mayo al secretario de Interior Ken Salazar, el gobernador de Wyoming considera las poblaciones de este plantígrado «se han recuperado incuestionablemente dentro del ecosistema de Yellowstone». Steve Farrel, asesor de Mead, ha reconocido a la cadena norteamericana Fox News que contemplan la necesidad de autorizar la caza controlada para controlar el número de osos grizzlies. «Es una herramienta importante para la gestión demográfica, al igual que en el caso de los ciervos de cola blanca o los elk», ha recordado Farrel.

El Servicio de Vida Salvaje y Pesca de Estados Unidos (U.S. Fish and Wildlife Service) incluyó al oso grizzly en la lista de especies amenazadas en 1975. En 2007 esta especie ya fue descatalogada de este listado, pero la presión de grupos conservacionistas que consideraban que aún no se había recuperado y que, además, su ecosistema corría peligro, obligó a reintroducirlo en 2009.

Ataques como consecuencia de la expansión del oso
La petición viene precedida por cuatro recientes ataques mortales a personas que ejemplares de grizzlies han protagonizado dentro del Parque Nacional de Yellowstone y sus alrededores desde 2010. Asimismo, también producen daños al entrar en propiedades privadas.

La sucesión de ataques –desde 1968 y hasta hace apenas dos años no se había registrado ninguno- puede tener una explicación parcial precisamente en el aumento del número de osos. Los expertos estiman que hay unos 600 ejemplares en la zona. «Tenemos más osos en más lugares, así que está aumentando la frecuencia de encuentros y, con ella, la probabilidad de encontrarse con un oso» explica Chris Servheen, cordinador del programa de recuperación del oso grizzly del Departamento de Vida Salvaje y Pesca, al portal OutsideOnline.com

Por su parte, Bob Wharff, director ejecutivo de la asociación de cazadores y pescadores de Wyoming, considera que de autorizarse la caza de esta especie de oso, podría aprovecharse su carne y su piel.

«Tenemos una población robusta y sana de oso grizzly», explica Wharff. «Lo que la gente no entiende es que no sólo queremos cazar por cazar. La razón por la que cazas osos grizzlies es para mantener la total sanidad de la población. Hay un número concreto de osos que el hábitat puede mantener, y no podemos tener demasiadas especies salvajes confinadas en un solo área, porque ello llega a ser perjudicial», asevera en declaraciones a Fox News.

Deja un comentario