Japón sopesa reintroducir lobos para controlar su población de ciervos

Japón está sufriendo problemas con los daños a la agricultura producidos por la abundante población de ciervos presente en la Prefectura de Nagano, en el centro del país. La solución, ante el número decreciente de cazadores locales, parece estar en la reintroducción del lobo como depredador, erradicado del ecosistema japonés a principios del siglo XX.

La fauna salvaje de Japón es responsable anualmente de entre 18 y 21 millones de dólares en daños al sector agrícola y forestal en la Prefectura de Nagano, de los que un 40% de dicha cantidad se suele atribuir a la acción de los ciervos. Ante esta situación, las autoridades niponas están planteándose la reintroducción de los lobos para que, mediante su acción predadora, ayuden a controlar la abundancia de ciervos.

Los cérvidos se han expandido en Japón desde los llamados Alpes del Sur a los Alpes del Norte, y según estimaciones de las autoridades realizadas en 2010, existe una población de 105.000 ciervos que sería necesario controlar cinegéticamente.

El país nipón ya había tomado medidas para actuar ante este problema. En marzo se creó un Grupo de Estudio de la Caza, que el pasado 31 de mayo pasó a convertirse en una institución nacional. Desde este grupo se ha pedido fomentar el consumo de carne de caza para poder así favorecer así la caza de ciervos.

Chef Norihiko Fujimi, miembro de este grupo, ha explicado al diario japonés Yomiuri  que «si se incrementase el consumo de carne de venado, la caza se haría más rentable y promovería la captura de ciervos». De hecho, otras voces han planteado en este sentido que se introduzca la carne de caza en los menús escolares, ya que además de ser un alimento bajo en grasa, aporta una gran cantidad de hierro y proteínas. 

El lobo como remedio al descenso de cazadores
Aunque la caza y el trampeo se veían empleado en Japón para hacer un control de las poblaciones de ciervo, el relevo generacional entre el colectivo cazador no se está dando, y actualmente la pertenencia a asociaciones de caza está igualmente descendiendo, lo que supone un problema.

De ahí la propuesta lanzada por la Asociación Japonesa del Lobo, en el sentido de introducir lobos desde otros países en los Alpes japoneses para que, a través de la predación sobre los ciervos, contribuyan a controlar su número. El responsable de la Asociación Japonesa del Lobo, Naoki Maruyama, ha señalado que la introducción de lobos «descargará de responsabilidad a los cazadores y el sistema ecológico quedará protegido».

De hecho, la presencia de lobos en esta zona montañosa no sería extraña. Antiguamente era muy abundante en los Alpes Japoneses, pero un programa gubernamental de erradicación llevó a la extinción de la especie en 1905, de acuerdo con el libro de Brett L. Walker The Lost Wolves of Japan.

Sin embargo, la idea se ha encontrado con dudas por parte del Gobierno japonés, al que preocupa que los lobos reintroducidos puedan llegar a incrementar su número de tal forma que representen en un futuro una amenaza para la propia población.

Deja un comentario