Gabón quema 5 toneladas de marfil para denunciar el creciente furtivismo

El presidente de Gabón, Ali Bongo, llevó a cabo ayer la quema de cinco toneladas de marfil con un valor estimado de 7,5 millones de euros en el mercado negro, procedentes de la caza furtiva de elefantes. El gesto del jefe del Ejecutivo gambiano pretende servir de advertencia ante los alarmantes niveles a los que ha llegado el fenómeno de la caza ilegal de elefantes.

La pira contenía exactamente 4.825 kilos de marfil, repartidos entre 1.293 colmillos en bruto y 17.730 esculturas en marfil, procedente todo de confiscaciones que el Ministerio de Aguas y Bosques de Gambia y la Agencia de Parques Nacionales realizó a furtivos.

El presidente gambianés afirmó que «La caza de elefantes para alimentar el comercio ilegal de marfil en los últimos años ha llegado a niveles alarmantes que amenazan la supervivencia de esta especie icónica de los bosques de la Cuenca del río Congo».

Por ello, explicó que esta quema es «un acto simbólico con el que queremos enfatizar el compromiso del Gobierno en su lucha contra el tráfico de marfil y es una llamada urgente a la comunidad internacional a apoyar Gabón».

El valor del marfil incinerado en el día de ayer está estimado en unos 7,5 millones de euros en el mercado negro asiático, principal destino de este material.

«Tolerancia cero» con los furtivos

Gabón alberga alrededor del 13% de los bosques húmedos de África, que es el hogar de unos 50.000 elefantes. La población de paquidermos en el país se ha mantenido relativamente estable, si bien en el último año la Agencia Gabonesa de Parques Nacionales había detectado dos masacres de elefantes, que podrían haberse llevado por delante más de 100 elefantes.

«La población de elefantes de Gabón está en peligro por un mercado internacional ilegal que ha elevado los precios de marfil en la región hasta un 750% en tan sólo 12 meses», denunció el presidente Ali Bongo, quien al mismo tiempo recalcó que en su país «tenemos tolerancia cero hacia los delitos contra la fauna».

Deja un comentario