Jabalíes en primavera en Ribera Alta… Al filo de las navajas

Meterse a menos de un metro de un guarro de cien kilos y una cuarta de navajas no es tarea fácil, sobre todo si está rodeado de guarras recelosas y una parva de rayones… Pero había que hacerlo.

Había que aprovechar la oportunidad que nos brindaba Ribera Alta, finca emblemática donde las haya –y excelente en su gestión, con una densidad de cochinos espectacular–, para meter a saco nuestras cámaras y, aun jugándonos el bigote, conseguir unas imágenes espectaculares… que aquí les mostramos. ¡Ah, y no se pierdan la lección magistral sobre guarros que nos deja Jesús Fernández, propietario de Ribera! ¿Sabían que se comen a los rayones… como las leonas?

{youtube}95J-PFTKtAs{/youtube}

Deja un comentario