‘El Navazo’ y ‘La Parrilla’. Así se gestiona una gran montería

Apertura

La gestión de las fincas de caza es un hecho del cual muchos cazadores no son plenamente conscientes. Es una gestión que ocupa todos los días del año y que es absolutamente imprescindible para que las jornadas cinegéticas sean un éxito temporada tras temporada.

Centrándonos en la preparación de las monterías que se realizan cada año en El Navazo y La Parrilla, dos cotos que son una clara referencia de gestión a nivel nacional, vamos a describir un poco la gestión y preparación de la montería durante los meses previos a la celebración del gran día. Aunque dicha preparación –de la montería del año que viene– empieza en la mente del gestor en el momento en el que ve el plantel de lo que se ha cazado en la presente temporada.

_DSC0639

Seleccionar el tipo de montería

Lo primero que intentamos es tener una idea precisa de la cantidad de piezas de caza que hay en las diferentes manchas, y, basándonos en ésta, ir premeditando qué tipo de montería vamos a preparar. ¿Será una montería de calidad?, ¿estará centrada en los venados? o, por el contrario, ¿el protagonista será el muflón o tal vez el gamo?

Cuando sabemos los animales que tenemos, y los que debemos cazar, planteamos la montería ajustando el número de puestos y sus cupos a las posibilidades del coto, intentando siempre que la explotación cinegética sea sostenible y quede caza en abundancia para temporadas venideras.

Una vez estimada la cantidad de ejemplares que pastan en las manchas, debemos dar el segundo paso que consiste en ver, en esta fecha, ahora, si la calidad de los trofeos es la que se espera de nuestras monterías.

DSC_9507

Para saber si venados y gamos rematan bien hay que esperar al menos hasta primeros de julio; además, julio es un buen momento para comprobar la calidad porque, debido a la suplementación de alimento por parte de la propiedad y a la escasez de agua –así como de hierba, pasto y rebrotes en la sierra– es relativamente fácil ver la mayoría de las piezas en comederos y en puntos de agua.

Hay que asegurarse de que toda la población animal de la finca tenga suministro de agua, sobre todo si se acaban los manantiales y otras fuentes o embalses. También habrá que proporcionar una buena cantidad de suplemento alimenticio a diario, primero, para ir concentrando la caza y, más tarde, como sustento alimenticio que, normalmente, será el único a considerar de los que las piezas de caza tienen a su alcance en el verano.

En El Navazo y La Parrilla hay muy buenas instalaciones para ayudar en la gestión, la selección y la preparación de las cacerías.

Gestión en verano

Durante el verano se van concentrando las reses de caza en las zonas en las que se va a montear. Poco a poco se consigue que la mayoría de los ejemplares se vayan asentando en las manchas de caza y que la densidad de animales y trofeos en las manchas sea muy alta en las fechas de las monterías.

DSC_9533

Es conveniente no transitar mucho por las manchas a batir desde que se empieza a concentrar la caza hasta la fecha de las monterías.

En El Navazo y La Parrilla tenemos cinco manchas bien diferenciadas e intentamos cazar tres cada temporada. Algunas de estas manchas son El Navazo, en la que se cazan trofeos de venado, gamo y muflón, con algún buen navajero, abatiéndose en cada montería un elevado número de medallas.

Por otra parte, en la mancha de La Parrilla se hace una montería de jabalí con cantidad y calidad. Siempre se caza en esta batida una extraordinaria primera fila de cochinos y los monteros asistentes la consideran entre las mejores monterías de jabalí del año. La Parrilla tiene otra mancha muy típica, por lo tradicional de la montería, La Pizarra, y aquí se prepara una montería en la que, con el tiempo, la calidad de trofeos está creciendo y ya esta temporada se espera una muy buena montería de muflones y gamos. Siempre se cazan en esta mancha, por supuesto, un buen parejo de venados y algunos jabalíes. Esta mancha es espectacular y ver a las rehalas cazar en esos barrancos es un privilegio para cualquier montero de verdad.

La berrea… y el día de la verdad

La berrea es un momento crítico en la gestión y preparación de las monterías, porque, por un lado, hay que incrementar considerablemente los servicios de vigilancia de los grandes trofeos que habitan la finca, ya que en esta época del ciclo son muy vulnerables al furtivismo, por lo fácil que es localizarlos y porque dedican la mayoría de la atención a las hembras y a defender su territorio de otros machos que lo transitan.

Además, durante la berrea suele suceder que se pierden algunos ejemplares de venado por los durísimos combates en los que se enzarzan los machos, problema que también se da, si cabe con mayor frecuencia, en los gamos, que son especialmente belicosos en la ronca.

DSC_9426

Una vez preparadas las manchas, contamos con una buena organización profesional que tiene estructura y que está bien dirigida; en El Navazo y La Parrilla, lo hace Gescaza, que lleva muchos años organizando éstas y otras muchas monterías.

Cuando llega el día de la montería todo el equipo de las finca está preparado, junto con el de Gescaza, y se cita a los monteros a las 09:00 horas para el desayuno. Cuando los monteros acaban de tomar el soberbio almuerzo montero, regado con los mejores caldos del Duero, comienza la charla que Antonio Vargas, responsable de Gescaza, da a los presentes.

Se explican los pormenores de la montería, cómo cazarán las rehalas, la forma de montar las diferentes armadas y traviesas, consejos varios y las indicaciones de seguridad que hay que seguir en éstas como en todas las monterías.

Tras el sorteo los cazadores van hacia los lugares que la suerte les ha deparado y los trabajadores se dirigen cada uno a su lugar para que la organización sea perfecta. Una vez que los monteros están en los puestos se sueltan las rehalas, que empiezan a mover la mancha que se está cazando y, poco a poco, las piezas se van escurriendo, pasando por los puestos en su huida. Algunas de las manchas de El Navazo y La Parrilla son de un monte muy cerrado, mientras que otras son menos tupidas de vegetación. Cuando la organización considera que se ha abatido el número de piezas previsto, se para la montería y, mientras que l

_DSC0601

os monteros disfrutan de los mejores manjares en el tapeo y posterior comida, el equipo de la finca y el de Gescaza recogen las reses y organizan el plantel para que los monteros puedan disfrutar de los trofeos cazados e inmortalizarlos con fotografías a la caída de la tarde.

Hay que agradecer a la propiedad de la finca, Juan Valdivia, y al gestor de la misma, Javier Ahumada, así como a la guardería, encabezada por Esteban, el esmero y el esfuerzo que ponen al criar los buenos trofeos que se cazan cada año, dedicando la finca en exclusiva a la montería y poniéndola entera a la disposición de los cazadores para que pasen una muy buena jornada montera.

Así que, este año… se montearán de nuevo con la calidad y los servicios que han dado a estas fincas el prestigio que tienen. CyS

Antonio Vargas. GescazaDSC_9391

DSC_9382
DSC_9491DSC_9365

Deja un comentario