Lances sin cese en ‘La Encomienda del Moro’

Entre mil aguaceros, amanecía la mañana del 18 de enero en Aljucén donde se encuentra la bonita finca de ‘La Encomienda del Moro’, la cual iba a cazar Monteros de Encinasola en esta fecha. Esta finca de monte apretado de jaras con arbolado de encina y olivos, se encuentra muy próxima al Parque Natural de Cornalvo y cuenta con una superficie de unas 700 hectáreas, aproximadamente, de las cuales, la mancha propiamente dicha, y por lo tanto lo que se iba a montear, únicamente consta de 450 hectáreas. 

 

En esta ocasión, se citó a los monteros en el Bar El Cruce de las Herrerías donde fueron llegando puntuales para degustar un desayuno variado. Con el día metido en agua y conocedores del buen estado de la mancha, la organización se dio prisa en comenzar el sorteo de las aproximadamente sesenta posturas que iban a cerrarla. Así, a sobre puesto y con todas las posturas encima de la mesa, se realizó el reparto de fortuna entre los asistentes. Una vez acabado, se procedió a dar salida a las armadas que ordenadamente fueron cerrando la zona a montear. Sobre las once de la mañana, se colocaba la última de las armadas y ya se habían podido escuchar mas de una docena de disparos repartidos, lo que indicaba que la misma estaba “sopada” de jabalíes. 

Once treinta, fue la hora acordada para soltar los canes y a partir de ahí, fue todo un lance sin cese. La lluvia concedió una tregua y el cielo abrió mientras las ladras y los disparos no dejaron de producirse durante toda la jornada, perros iban, guarros venían, y los rifles atronaban esta bonita sierra cobrando el fruto de un trabajo bien hecho. Desde esa misma hora y hasta las cuatro y media de la tarde, los perros trabajaron incansablemente intentando hacer abandonar sus encames a los escurridizos cochinos, que sacaban disparos a los monteros en los complicados tiraderos con los que cuenta la finca. A esa hora se decidió sacar las rehalas de la mancha, a pesar de no haber terminado de cazarla de vuelta, dado que se hacía demasiado tarde. 

Los monteros degustaron una buena comida, mientras se fueron sacando los cochinos que ya bien entrada la noche adornaron un tapete compuesto por 87 jabalíes, destacando cinco espectaculares, tres de los cuales están pendientes de medición y otros seis navajeretes. Se podría destacar prácticamente cualquier postura dado que pocos fueron los monteros que no tuvieron oportunidad de jugar lance, habiendo posturas con once lances, con nueve, con seis, así que en cuestión de trofeos el mas destacado fue el de Mario Márquez López que en el siete de la Traviesa de los Infiernos consiguió hacerse con tamaño macareno, habiendo jugado otros ocho lances mas, o el puesto cinco de la armada de la pared que consiguió cobrar cinco jabatos, también hubo damas afortunadas como Vanesa Barba, quien abatió una cochina en el puesto ocho del Cierre de los Eucaliptos, o el puesto cinco de la traviesa del olivar con cuatro lances y una cochina cobrada además de otros muchos monteros que disfrutaron de esta entretenida jornada. Destacar también el noviazgo de Joaquín Gasset Cabanas Jr. quien con maestría consiguió abatir su primera res, en este caso una jabalina que con temple dejó cumplir en su puesto y la abatió al mas puro estilo montero, como hubiese dicho el mismísimo don Antonio Covarsí, “a cascaporro”, y de certero disparo. Así, las anécdotas corrían en tras la comida que se extendió entre lances y ladras hasta bien entrada la madrugada.

Una crónica de Carlos Casilda Sánchez

ORGANIZACIÓN: MONTEROS DE ENCINASOLA

MONTERÍA: ENCOMIENDA DEL MORO

LOCALIDAD: Aljucén (BA)

FECHA: 18/01/2014

PUESTOS: 57

REHALAS: 22

CUPO: Libre

FINCA: Abierta

Nº ha monteadas: 450 ha.

RESULTADO: 87 JABALÍES

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.