Situación del conejo. Tiempos de descaste

04 DescasteV2

No nos cansamos de repetir que la situación del conejo es un tanto precaria, por no decir preocupante. De no tomar las medidas oportunas –y si las enfermedades no remiten– podemos llegar a lamentarlo tanto como estamos lamentando la situación de la perdiz roja. Nos toca realizar un nuevo ejercicio de responsabilidad y no cazarlo en el descaste, salvo en lugares en que sea estrictamente necesario

Deja un comentario