La caza mayor en el punto de mira

en_portada GESTION

El pasado año 2015 no ha sido un año fácil para la caza. Desde un punto de vista biológico, la prolongada sequía, las temperaturas elevadas en la segunda mitad del año y un invierno extremo en lo que a nevadas se refiere en buena parte de la Cordillera Cantábrica, hicieron que tanto las especies menores como las mayores se vieran resentidas en buena parte de España.

Desde un punto de vista social, cada vez es más complicado defender la imagen de nuestra pasión. La presión ecologista organizada en torno a medios generalistas y redes sociales, junto con la lamentable imagen ofrecida por algunos estamentos cinegéticos, complica enormemente la posibilidad de ofrecer una idea de lo que supone en realidad la caza para muchos de nosotros, amigos, familia, valores y sentimientos que sólo el que ha podido vivirlo puede ser capaz de identificar.

Deja un comentario