Se acerca el tiempo de corzos. Dudas sobre su estado

en_portada corzo

Tras un invierno seco y con temperaturas anormalmente elevadas para la época del año, afrontamos una nueva temporada de corzos cargada de incertidumbres sobre la situación de la especie, especialmente en las zonas tradicionalmente corceras del norte peninsular.

La prevalencia del ‘gusano o moscarda del corzo’, Cephenemyia stimulator, se mantiene elevada en estas zonas y las poblaciones conservan la tendencia negativa de los últimos años, cuyas causas aún han sido poco estudiadas. Parece que se asocian a la presencia de esta larva, pero también habría que considerar el incremento de la presión de predación por parte del lobo o el zorro, la competencia del ciervo y jabalí y una mala gestión cinegética, sin descartar el furtivismo que sigue azotando algunas zonas.

Todo ello está provocando que abatir trofeos de corzo calidad sea cada vez más difícil y el número de ejemplares cazados desciende año tras año en esos lugares.

Por otro lado, el corzo sigue incrementando su área de distribución hacia el sur y el este peninsular, donde la tendencia es más positiva, probablemente debido a la menor densidad de predadores y quizás por una presión cinegética más reducida.

Deja un comentario