En portada, jabalí: decálogo de soluciones

en portada jabali

Es un hecho que en las últimas décadas las poblaciones europeas, y también las ibéricas, de jabalí aumentan sus censos año tras año de una forma sostenida e, incluso, en ocasiones, explosiva.

Todo ello supone que sean cada vez más frecuentes las interacciones entre la especie y el hombre, con los riesgos asociados que eso implica, por desgracia, no siempre tenidos en cuenta.

El jabalí es un animal silvestre y, a pesar de que cada vez pierde más el miedo por acercarse a núcleos urbanos, no es posible predecir sus reacciones. Como bien sabemos los cazadores, un jabalí asustado puede resultar ciertamente peligroso, amén de la posibilidad de transmitir enfermedades a las personas y al ganado, provocar accidentes de tráfico o generar importantes daños en cultivos y mobiliario urbano.

Deja un comentario