En portada. Steenbok, un pequeño gran antílope

en portada stenbok

Hace ya más de una década, acudía una tarde de abril a una céntrica armería de la capital con la intención de comprar algún libro sobre la caza en África que me fuese descubriendo los secretos de cada país de mi gran sueño de cazador. El propietario de la armería me recomendó que, para un lector de mi perfil, nada docto en esta materia, el libro adecuado era la obra African Hunter, donde sus afamados autores, Peter Flack y Craig Boddington, hacían un fabuloso trabajo donde mezclaban sus amplias experiencias personales junto con datos sobre las diferentes naciones que componen el gran continente negro.

Me llamó especialmente la atención uno de los capítulos cuyo nombre recibía el título de Tiny Ten. Se trataba de los pequeños antílopes africanos que componían esta lista no oficial entre los que se encontraba, entre otros, el raficero común. Después de pasar por sus experiencias con la caza de cada uno de ellos, concluía que, para él, la caza de estos pequeños animales representaba un reto mayor de lo que le había supuesto cazar los cinco grandes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.