En portada. La juventud pide paso

en-portada-juventud

Llevaba ya mucho tiempo, quizás cerca de dos años, alimentando el deseo de que mi segundo nieto, Martín, que venía interesándose por la caza, me acompañase a algún safari por el continente africano.

Ésta no ha sido la primera vez que tengo la idea de cazar con mis nietos. Después de un par de intentonas con mi nieto mayor, Marcos –hijo también de mi hija Mónica y mi yerno Marcos Quintas–, mi ilusión se vio truncada, ya que su interés por la caza u otras de mis aficiones, como el fútbol y el golf, decayeron hasta casi desaparecer. Y eso después de haberle llevado hace unos años a su primer safari, también en Sudáfrica, a muchas cacerías o comprarle su propio rifle… Quiero dejar bien sentado que si mi nieta Mía, melliza de Martín, hubiese demostrado el más mínimo interés por participar en este viaje, también nos habría acompañado en esta aventura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.