Panorama montero: Valdelobillos

Al principio llovía muchísimo. Luego… llovía mucho más. Cuando se jartó de jarrear –parecía que iba a dar tregua– el dichoso dios Eolo, levantó una ventolera que amenazaba con hacernos rodar por el cortadero… Secarnos, nos secó, pero nos dejó tiritando como pollos desplumaos y con unas ganas enormes de ‘abandonar’ el puesto y buscar el rescoldo de la lumbre para templar el espíritu…

Pero todo el mundo aguantó hasta el final cumpliendo como lo que somos, cazadores. Al fin y al cabo, esto es la caza y lo que tantas veces decimos: lo importante no es cazar, es estar cazando, aunque, en casos como éste, parezca cosa de locos…

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.