En Julio en Caza y Safaris…

{jathumbnail off}

 

Elefantes, un ejemplar de 87 y 92 libras

Este es el relato de un safari con un resultado excepcional. Muchos pensarán que Benny, el cazador que obtuvo tan buen trofeo, tuvo mucha suerte. Lo cierto es que la suerte ayudó, pero, sobre todo, Benny fue sufrido, perseverante y muy buen cazador.
Todo comenzó en octubre de 2011, cuando Benny contrató un safari de elefante a precio de final de temporada. Para cuando llegó a nuestro safari área, los elefantes, por falta de agua, se habían desplazado desde el Gonarezhou National Park, en Zimbabue, al Limpopo Park, en Mozambique.

De caza por el mundo. Sitatunga en el Zambeze (I)

Zambia es uno de esos pocos lugares que aún quedan en África en los que se puede respirar… aire negro puro como el diamante, se puede oler polvo limpio, se puede palpar el sonido del viento tratando de acariciar un sol imposible –por hermoso– al atardecer, se puede cazar, y vivir la caza… como se debe. Se puede, en fin, sentir la intimidad de nuestros adentros muy a flor de piel, beber de la esencia de una tierra ancestral, mítica, esencial donde las haya, una tierra que, inexorablemente, se nos va.

Rececho de jabalíes en Tayikistán

La cacería de jabalíes a rececho en las montañas de Tajikistán es exactamente eso, una cacería de rececho de montaña, pero en suave. No es, ni mucho menos, tan agreste y tan dura como las que se acostumbran para los rebecos o para las monteses, porque el terreno no es de suelo tan arisco y rocoso como el de nuestras montañas… Eso sí, hay que subir la cuesta, pero se toma uno su tiempo, se dosifica el esfuerzo y se llega a donde haya que llegar, sin más problemas. Se tarda un poco más en alcanzar el lugar, pero como el que tiene que tirar eres tú, hasta que no llegues, no se tira. Así de sencillo.

Morromeu, tu primer o último safari

Una de las áreas de caza más completas de África, un lugar heterogéneo en su flora y fauna y lleno de contrastes. Un territorio donde has iniciado tu marcha en la planicie de una infinita sabana, más adelante te has adentrado en la oscuridad de la selva, has cruzado un pantanal y al salir, se te ha presentado un paradisíaco palmeral cargado de cocoteros. Es esta diversidad la que permite trasladarte del suni al elefante o quedarte en un lugar intermedio.

Deja un comentario