Denunciadas dos personas por cazar de noche y de forma furtiva en Aznalcóllar dos jabalíes y un ciervo

Fuente: EuropaPress.es – 08/07/2012

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han denunciado a dos personas a las que sorprendieron cuando portaban dos jabalíes y un ciervo muertos, animales que supuestamente habían cazado de noche y de forma furtiva en Aznalcóllar (Sevilla), por lo que se les atribuye la infracción de distintos preceptos de la Ley 8/2003 de flora y fauna silvestres de la Junta de Andalucía, la Ley 5/1999 de Prevención y Lucha contra los incendios forestales, y los decretos 852/2004 y 853/2004 de higiene en los productos alimenticios de origen animal procedente de la caza.

En concreto, según ha informado la Benemérita en un comunicado, las dos personas denunciadas se dedicaban presuntamente a cazar por las noches en distintas fincas de dicha localidad sevillana con el doble objetivo de vender carne “sin control sanitario” y conseguir trofeos.

En el transcurso de un dispositivo activado para atajar estas prácticas ilegales, agentes del Seprona sorprendieron de madrugada a estas dos personas cazando en motocicleta y auxiliándose de “un potente foco”, así como ocultando varios bultos.

Aunque, al percatarse de la presencia de los agentes, una de las dos personas posteriormente denunciadas intentó huir, la Guardia Civil ha logrado localizarlos e identificarlos a ambos, así como interceptar los cadáveres de los tres animales muertos.

A ambas personas se les atribuyen diversos incumplimientos de preceptos establecidos en la Ley 8/2003 de flora y fauna silvestres de la Junta de Andalucía; en concreto, cazar desde un medio de locomoción terrestre, fuera del periodo comprendido entre una hora antes de la salida del sol y una hora después de su puesta, en un coto sin autorización de su titular y en época de veda; así como portar y utilizar “medios de captura prohibidos” –el foco de luz– y transportar piezas de caza muertas durante el periodo de veda.

Además, al que trató de huir le culpan de haber “impedido” a la autoridad la inspección para “examinar armas, morrales, vehículos u otros útiles” al ser requerido por los agentes.

Igualmente, ambas personas están acusadas de “circular con vehículo a motor por pistas forestales en época de alto peligro” –que la Ley 5/1999 de Prevención y Lucha contra los incendios forestales prohíbe–, y de “transportar piezas de caza muertas, no acreditando su origen y procedencia para su posterior venta y consumo”, algo que prescriben los decretos 852/2004 y 853/2004 de higiene en los productos alimenticios de origen animal procedente de la caza.

Deja un comentario