En alerta Cuenca, Guadalajara y Teruel por exceso de ciervos

Los espacios naturales situados a caballo entre las provincias de Teruel, Cuenca y Guadalajara han experimentado en los últimos años una proliferación de la población de ciervos que preocupa a las autoridades medioambientales y que ha disparado en los últimos tiempos las críticas de los agricultores, que padecen las consecuencias en sus cultivos.Hace tiempo que la situación empezó a mostrarse como un problema, aunque la reacción de las administraciones públicas han sido variadas en cada territorio. Aragón ha tratado de coordinar a las autoridades vecinas, pero finalmente cada administración ha apostado por adoptar sus propias medidas, aunque hay contacto entre todas ellas para ir en la misma dirección.

En cualquier caso, los tres territorios comparten un mismo punto de partido: sus respectivas administraciones reconocen que es un problema de considerable gravedad, que hace preciso adoptar medidas extraordinarias para reducir la población de ciervos. Y, para ello, la única vía posible es aumentar las autorizaciones de caza.

En Aragón, el Gobierno regional acaba de presentar a los colectivos implicados —agricultores, cazadores y ecologistas— el plan de caza que regirá en la reserva de los Montes Universales durante la próxima campaña y sucesivas. En total, se sacrificarán 4.000 ciervos en tres campañas. La que arrancará tras el verano permitirá la caza de 1.500 ejemplares, repartidos por igual entre machos y hembras. Además, se alargará la campaña: como de costumbre, comenzará en septiembre, pero en vez de concluir en marzo –que es lo habitual– se prolongará hasta mayo de 2015.

En la temporada de caza 2015-2016 se sacrificarán otros 1.300 ciervos, y 1.200 más en la campaña 2016-2017.

El objetivo, según las autoridades medioambientales del Gobierno aragonés, es reducir la población de ciervos a no más de 1.500 ejemplares, frente a los algo más de 2.500 que hay en la actualidad, según los censos que maneja la Administración regional.

Entre los agricultores ya se han alzado voces advirtiendo que sería necesario sacrificar más ciervos. Algunos sostienen que al menos habría que abatir 2.000 por campaña para atajar realmente el problema de sobrepoblación que se da en estos momentos y que provoca elevadas pérdidas en los cultivos.

Mientras tanto, en Guadalajara se ha declarado zona de emergencia cinegética temporal la Comarca del Alto Tajo. El objetivo es el mismo que en Teruel: ampliar las autorizaciones de caza para abatir un mayor número de ciervos. La medida afecta a una amplia zona de 302.000 hectáreas que abarca a 53 términos municipales.

En Cuenca también tienen problemas por el exceso de ciervos e igualmente han adoptado medidas para tratar de contener y reducir la presencia de estos animales.

Fuente: abc.es

Deja un comentario