Un parásito diezma la población de corzos en Ancares y Fornela

Comenzó hace unos años en Asturias y ha llegado al Bierzo. Un parásito, producido por la picadura de una mosca tipo tábano, está diezmando la población de corzos de la zona de Ancares, Fornela y también de los montes del Alto Sil, especialmente en los municipios de Páramo y Palacios.

Según confirmaron fuentes de la Junta de Castilla y León este problema se está extendiendo de Oeste a Este y se ha llegado ya a detectar en las montañas del norte central leonés, así como en menor medida en la zona de la Cepeda.

Básicamente el problema surge cuando la mosca pincha en las fosas nasales al animal, luego crecen sus larvas en la faringe y llegan a producirse gusanos. El animal puede llegar a morir y si no lo hace por la acción de estos gusanos, lo hace por la acción de sus depredadores. Por ejemplo los lobos. El corzo infectado tiene mermadas sus facultades respiratorias y ello le impide ser ágil a la hora de escapar de los peligros que le acechan en el monte, haciéndolo más vulnerable a la acción de sus depredadores más directos.

Los cazadores lo han puesto ya en conocimiento de los servicios de Medio Ambiente de la Junta, pero la solución no es fácil. El problema se solucionaría aplicando un tratamiento directo a esta población animal, inyectándolos. Pero, es evidente que para ello habría que dar caza a esta fauna. Hay cotos en donde se les coloca medicación en los comederos habilitados, pero el resultado no es tan efectivo.

«Este problema empieza a ser preocupante», indicaba un experto que conoce lo sucedido desde sus orígenes, hace unos cinco o seis años, por la zona asturiana de Luarca o Taramundi. Es más aseguran las mismas fuentes de la Administración autonómica que no hace mucho, a medio día, circulando por los montes de Ancares no era muy difícil ver a uno o varios corzos. Pero en la actualidad, estos avistamientos se ven harto difíciles. Es más, incluso para los forestales de la Reserva de Ancares, a la hora de gestionar los recursos para la caza.

Fuente: diariodeleon.es

Deja un comentario