‘Habrá guardas que perderán su empleo’, dice Pajares, de la Asociación del Corzo Español

La elevada mortandad de los corzos asturianos tendrá consecuencias en la región. Gerardo Pajares, presidente de la Asociación Corzo Español, explica que una de ellas es la reducción del número de guardas que tienen contratados las sociedades cinegéticas. 

“La venta de permisos de corzos constituía aproximadamente el treinta por ciento de los ingresos de las sociedades de caza. Al caer estos ingresos habrá muchos guardas que perderán su empleo. De hecho, ya está sucediendo”, asegura, y advierte de que otra consecuencia es la subida de las cuotas. Los cazadores, además, tendrán mayor dificultad para cazar a estos animales y no sólo por la reducción de la población. El insecto hace a los corzos “más nocturnos”, salen menos por el día, lo cual merma las posibilidades de capturarlos.

Según Pajares, los corzos, que también se han visto afectados por el aumento depredador que ejercen sobre ellos los lobos, no se extinguirán en Asturias, pero cree que tardarán unos 10 o 15 años en recuperarse. Sin embargo, aboga por mejorar la gestión para no volver a llegar en un futuro a las “abundancias tan disparatadas”.

Fuente: lne.es

Deja un comentario