El coto de caza enfrenta a los últimos arrendatarios con la junta vecinal

Foto: LaCrónicadeLeón.es – M. A. Reinares, 22/08/2012
Las aguas bajan revueltas en Lucillo de Somoza a cuenta del coto de caza. La espita ha sido la decisión de la Junta Vecinal de no renovar el contrato a los seis arrendatarios que llevaban explotándolo desde hacía 30 años.

Quienes venían cazando no entienden la decisión de los responsables de la pedanía. Los arredantarios entienden que se han preocupado por mantener en buen estado el monte acotado realizando desbroces, incluso construyeron un pequeño refugio. Los consultados aseguran que se lo han quitado sin dar ninguna explicación y en contra de la opinión mayoritaria del pueblo que estaba a favor de renovarles el contrato.

En cambio, la presidenta de la Junta Vecinal, Miriam de Cabo, afirma tajante que “la Junta Vecinal es la titular y la dueña para explotarlo. Nos lo hemos quedado porque es nuestro. La gente se quejó porque no han desbrozado, ni repoblado ni han abierto fuentes. Si podemos le sacaremos más dinero”.

Cruce de acusaciones
La renta que venían pagando los cazadores era de 2.500 euros, pero ahora “el problema es que quiere vender los ganchos (las cacerías de jabalí autorizadas por la Junta de Castilla y León) y los acechos de la caza mayor (los permisos para poder batir los corzos)”, precisa uno de ellos.

El cruce de acusaciones por una parte y por otra es intenso. La alcaldesa pedánea indica que el año pasado dio parte al Seprona porque “son unos furtivos, no han parado de matar por la noche. Después de que hablé el año pasado con ellos venían a arrasar el coto. A mí me han llegado a amenazar”.

El coto de caza LE-10.380 de Lucillo se extiende a lo largo de unas 1.600 hectáreas. La fauna cinegética más preciada por los aficionados es principalmente corzo, jabalí, liebre y perdiz. A lo largo de los últimos 30 años además de cazar los arrendatarios también lo han podido hacer los aficionados del pueblo, “nunca les hemos impedido hacerlo”, aseveran los consultados.

Después de la polémica, la Junta Vecinal no lo ha sacado a subasta este año, esperarán a que todo se tranquilice para sacar el mayor rendimiento posible a este bien comunal del pueblo.

Deja un comentario