Los piensos que contienen sólo pigmentantes sintéticos son insuficientes para la perdiz roja

Fuente: boletinagrario.com

Un estudio respaldado por la Escola Tècnica Superior d’ Enginyeria Agrària de la Universidad de Lleida y en el que colabora el grupo SUPER FEED, compara los efectos de los diferentes pigmentantes en patas, pico y mucosas de la perdiz roja criada en cautividad. Ségún los resultados obtenidos, se confirma que los pigmentos sintéticos no son suficientes para lograr la coloración deseada en las aves

La Escola Tècnica Superior d’ Enginyeria Agrària junto con SUPER FEED, ha colaborado en el “Estudio Comparativo del Efecto de Diferentes Pigmentantes en Patas, Pico y Mucosas de la Perdiz Roja”, un proyecto aplicado desarrollado por Aleix Pujol, que viene a confirmar que la incorporación de pigmentos sintéticos en piensos para perdiz roja no es suficiente para alcanzar los niveles de coloración deseados por el mercado.
El estudio, desarrollado en 2011 en la explotación cinegética “La Perdiu”, ha analizado el efecto de diversos pigmentos en la coloración de los animales a partir de ocho piensos diferentes, puestos a disposición para el desarrollo del estudio por SUPER FEED. Para ello, el estudio parte de un muestreo en el que se compara el brillo de las escamas de las patas, mucosas oculares y picos de los ocho lotes de perdices sometidos a estudio.
Los resultados obtenidos del mismo determinan que la coloración en las patas de las perdices que han consumido los piensos P1, P2, P4, P7 y P8 tienen un nivel superior de pigmentación a aquellas que han consumido los piensos P3, P5 y P6. Además, teniendo en cuenta la evolución de pigmentación en el muestreo, los piensos P7 y P8 que emplean colorantes naturales, son los que más se aproximan a los valores deseados de pigmentación.
En cuanto a los efectos en la coloración de los picos, el estudio concluye que en las perdices alimentadas con los piensos P1, P2, P7 y P8 los valores de pigmentación se encuentran por encima de la media, mientras que las que han tomado los piensos P3, P4, P5 y P6 se encuentran por debajo. Al igual que en el caso de las patas, la pigmentación de los picos llega a niveles más altos de coloración con los piensos P7 y P8.
Estos datos ratifican que la sola administración de pigmentantes sintéticos, con los que trabaja la mayor parte de la industria, es insuficiente porque solo aporta a la perdiz un color ligeramente anaranjado. Sin embargo, la adición en los piensos de ciertos colorantes naturales refuerza el tono rojo deseado en el mercado, más semejante a la perdiz roja nacida salvaje.
Independientemente del tipo de pienso consumido y aunque ninguna de las perdices sometidas a estudio consiguen llegar a la coloración de los individuos de campo, hay algunos valores de pigmentación que se aproximan bastante.
Además, paralelamente al modo de alimentación, este estudio también destaca la correlación entre la coloración de las perdices y diversos factores climáticos. Un aumento de la humedad y un descenso de temperatura favorecen el aumento de la pigmentación de las patas y las mucosas oculares lo que hace pensar que la coloración de las perdices puede variar en función de la climatología de la zona en la que habitan.

Deja un comentario