Los cazadores catalanes podrán vender sus capturas

En el 2013 ser cazaron 35.364 ejemplares de jabalíes en toda Catalunya, una cifra que se ha multiplicado por siete en los últimos 15 años y que no parece disminuir. Ante este incremento y para sacar partido de la carne de este animal, la Generalitat prepara un proyecto de decreto que servirá para regular el vacío legal actual en la comercialización de un alimento hasta ahora dedicado al consumo particular de los mismos cazadores. “Trabajamos con el Departamento de Salud Pública y tramitaremos el proyecto dentro de poco”, revela a la Vanguardia.com el subdirector general de Actividades Cinegéticas y Pesca Continental, Jordi Ruiz.

Cursos en marcha
Mientras se tramita el proyecto, la formación a cazadores sobre el terreno ya ha comenzado. “Es importante saber cómo manipular esta carne y las medidas higiénicas. El cazador es el primero que debe saber si el animal está bien”, apunta Manel Raurich, presidente de la Agrupación de Sociedades de Cazadores y Pescadores de Catalunya.

Los cursos ya se están impartiendo durante este verano, hasta el mes de setiembre, y permitirán a los cazadores que lo hagan certificar de forma oficial y complementaria que los animales pueden ser transportados hasta los mataderos y lugares de tratamiento, y desde allí a la cadena de comercialización para dar salida a este producto. Este es el primer paso antes de que el proyecto de decreto llegue al Govern en los próximos meses.

La temporada de caza ya ha pasado del ecuador, y se prevé que este 2014 se superará esta cifra de capturas. De los más de 35.000 jabalíes cazados cada año, la administración catalana calcula que se podrían aprovechar hasta unas 20.000 piezas. Ya existe un reglamento europeo de obligado cumplimiento, y otras comunidades autónomas, como Castilla-La Mancha, hace años que regularon la recogida, transporte, inspección y control sanitario de las piezas de caza silvestre mayor. “Si hay animales que se cazan en la naturaleza, en el momento de crisis que vivimos, se desaprovecha una oportunidad de comer su carne”, añade Ruiz.

Negocio en estudio
Es difícil tener unas cifras del negocio que supone la carne de caza en España. Según un estudio de la Fundación para el Estudio y la Defensa de la Naturaleza y la Caza (FEDENCA) de la Real Federación Española de Caza (RFEC), es un sector que genera 3.700 millones de euros al año, una cifra que también incluye a hoteleros. Para saber el impacto real de la comercialización de la carne, la asociación interprofesional está estudiando a fondo un sector que ya funciona en muchas comunidades pero del que no se tienen datos reales. La Generalitat, por su parte, también ha encargado un informe a la Universidad de Lleida para acompañar el proyecto y conocer el volumen de negocio.

Qué se hace ahora
Actualmente, hay algún matadero que acepta carne de jabalí. Es el caso de Cárnicas Llorà, una empresa de Sant Miquel de Balenyà que está homologada y hace tres años recoge piezas de las comarcas de Osona, La Selva y el Vallès Oriental. Sin embargo, esta empresa exporta el 90 por ciento de la carne de jabalí que prepara a Francia, Portugal, Bélgica y Alemania. “La Generalitat tendría que invertir aquí en dar publicidad y una salida digna a estos productos”, reclama Paco Piera, presidente dela Federación Catalana de Caza, que incluso explica que el colectivo de cazadores estaría dispuesto a ceder solidariamente la carne a entidades sociales.

“También permitiría la subsistencia de la sociedades de cazadores”, añade Manel Raurich. Actualmente, la carne de las batidas se reparte entre los mismos cazadores, que tienen sus propios mataderos habilitados en casas particulares y que pagan de su bolsillo el veterinario que analiza las piezas para evitar infecciones. Algunos cazadores consultados también admiten, con la boca pequeña, que en muchas ocasiones los animales se abandonan en fosas o en los márgenes de las carreteras.

Una carne saludable
Todos los cazadores ensalzan las bondades de la carne de jabalí puesto que el animal está en libertad, come del campo y no es tratado con antibióticos como otras especies de granja. Según un estudio de la Universitat de Barcelona, la carne de caza de jabalí es más roja que otras piezas cárnicas y se caracteriza por tener un fuerte e intenso sabor y tiene las mismas posibilidades de elaboración que la de cerdo. Además, tiene menos grasa y más proteínas, pero también más colesterol que otros animales de granja.

vía Los cazadores catalanes podrán vender sus capturas.

Deja un comentario