El mal estado de una línea eléctrica provocó el incendio de Doñana

Fuente: huelvainformacion.es

El incendio que se originó el pasado 11 de agosto en el paraje La Dehesilla del término municipal de Almonte y que afectó a 427,8 hectáreas del Espacio Natural de Doñana fue motivado por una negligencia debido al incorrecto mantenimiento de una línea eléctrica que suministra energía a la depuradora de la aldea del Rocío, situada en la zona donde se originó el incendio, según ha informado la Junta de Andalucía en un comunicado. Por su parte, la Guardia Civil de Huelva ha imputado a un individuo como presunto autor de este incendio y concluye que el origen del mismo estuvo en un contacto de las ramas con la línea de un tendido eléctrico.

El informe que ha realizado la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) del dispositivo Infoca establece que el origen de este siniestro tuvo lugar en una parcela ubicada en la zona noroeste del incendio, utilizada para el estudio e investigación que queda entre el margen del cerramiento del Espacio Natural de Doñana y un cauce abandonado del Ajolí.

En este lugar, la ignición se produjo por el contacto directo o por arco eléctrico entre las ramas de un álamo y los conductores de la línea eléctrica que suministra energía a la depuradora de la aldea del Rocío. Una vez prendidas las ramas del árbol, el viento existente esa jornada, de 28 kilómetros/hora, motivó el desplazamiento de las hojas ardiendo a unos quince metros de la base del árbol donde existía abundante pastizal seco, lo cual unido a las condiciones de temperatura ese día (44 grados) y la baja humedad relativa (11%), motivaron la propagación del incendio.

El informe concluye, una vez que se estableció el punto de origen de este siniestro y analizadas todas las posibles hipótesis de propagación de incendios en la zona además de analizar las pruebas materiales recogidas sobre el terreno, que el incendio se motivó por una negligencia, debido al incumplimiento de la normativa de seguridad en las líneas eléctricas para evitar la propagación de siniestros desde las mismas.

El incendio forestal que se originó el pasado 11 de agosto quedó estabilizado a las 23:30 de este mismo día, y se dio por controlado el domingo 12 de agosto a las ocho, mientras que definitivamente extinguido a las 12.00 del 14 de agosto.

Las tareas de extinción de este siniestro supusieron la participación de 176 profesionales de Infoca, además de la movilización de un total de 13 aeronaves -un avión anfibio, cuatro aviones de carga en tierra, dos aviones de coordinación, cuatro helicópteros de transporte y extinción y dos helicópteros de gran capacidad-, además de la Unidad Móvil de Meteorología y Transmisiones (UMMT), 21 vehículos autobomba y 6 tractores.

En el lugar del siniestro también hubo representación de autoridades locales, Policía Municipal, y diez agentes de la Guardia Civil. Una vez realizadas todas las evaluaciones sobre la superficie afectada, este incendio afectó a un total de 427,8 hectáreas, de las que la mayoría, un total de 336,6 pertenecen a pastizal, 91,1 hectáreas a terreno de marismas, y 1 hectárea de matorral.

Las labores de extinción desarrolladas en la zona y el rápido y contundente despacho de medios la tarde del siniestro, que fue detectado a través de la torreta de vigilancia de Infoca de Manecorro a las 16.00 y, de forma paralela en el terreno, por una patrulla de la Guardia Civil del cuartel de Almonte, permitió que el fuego no alcanzase zonas de pinar y la dehesa de Matasgordas, considerados terrenos de gran valor ecológico.

Deja un comentario