La norma de caza menor fija criterios muy restrictivos para minimizar capturas

Fuente: noticiasdealava.com

Ya están sobre la mesa las reglas que han de guiar la caza menor en este territorio histórico, que podrá desarrollarse desde el último domingo de septiembre y hasta el último domingo de noviembre, ambos inclusive, y los meses de noviembre, diciembre y enero para los puestos de zorzales (malvices) de la Cuadrilla de Rioja Alavesa. Ésas son, según ha podido constatar este rotativo, las fechas establecidas como período hábil para la caza de las palomas migratorias y zorzales en los pasos tradicionales debidamente autorizados, de acuerdo con la orden foral del presente ejercicio.
Se entiende por pasos tradicionales aquéllos en los que existan puestos o chozas construidas con anterioridad al 4 de abril de 1970, fecha de publicación de la Ley de Caza y que se hayan utilizado durante tres años consecutivos a razón de un mínimo de 15 jornadas de caza. Los construidos a partir del 4 de abril de 1970, así como los que se fueran a construir, precisarán de una confirmación expresa y escrita de la Dirección de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Álava para que tengan la consideración de paso tradicional. Precisamente, desde la citada institución se aclara que se entiende por choza el conjunto de naturaleza estable o permanente formado para las personas que cazan para tirar parado, entendiéndose esta práctica cuando la paloma ya se ha posado en el árbol. Por otra parte, se aclara que puesto es la instalación de naturaleza estable y permanente, construida con madera, materiales metálicos u otros apropiados, con el fin de ocultarse para tirar a vuelo.
Los puestos o chozas los gestionan los ayuntamientos, aunque es la Diputación quien los autoriza. En la citada orden, a la que ha tenido acceso este diario, ya se especifica que no se podrán crear nuevos puestos o chozas, excepto si son para sustituir a otros y aún así deberán contar con plan de ordenación cinegética del coto; historial de caza del solicitante, o de los terrenos que lo constituyen caso de tratarse de un nuevo acotado -relativo a la captura de palomas y zorzales durante años anteriores-. También se solicitarán análisis de los planes de seguimiento y de las capturas y el número de este tipo de instalaciones ya existentes en los cotos limítrofes con las mismas características geográficas y cinegéticas.
Las sociedades, clubes o particulares adjudicatarios de los cotos de caza en el territorio histórico podrán solicitar modificaciones de los puestos o chozas de su acotado, aunque únicamente altas compensadas con bajas, reubicaciones o elevaciones. Todas las solicitudes deberán venir avaladas por un informe técnico de quien ha elaborado el plan de seguimiento cinegético del acotado y refrendadas por la entidad titular del mismo. Salvo motivos justificados, estas solicitudes sólo podrán realizarse cada cinco años a partir de la última modificación autorizada por el Servicio de Montes del Ejecutivo provincial.

Deja un comentario