La feria de la caza y la pesca de Bielorrusia ofrece animales en subasta

Fuente: http://spanish.ruvr.ru

Bielorrusia inauguró la Feria Internacional de la Caza y Pesca – Otoño 2012 con ofertas sin precedentes para los aficionados de estos deportes. Uno de sus organizadores propuso una idea original para la capital bielorrusa.

La Sociedad Bielorrusia de Cazadores y Pescadores propondrá a los asistentes participar en una subasta, en la que pueden comprar un alce, un ciervo, un jabalí o una corza. Los defensores de los animales están categóricamente en contra.
El presidente de la referida sociedad, Yuri Shumski, dice: “El 1 de octubre se abre la temporada de caza de los principales animales autorizados. Pues bien, para que cualquier cazador tenga la posibilidad de comprar y asistir a la caza de ungulados en nuestras haciendas de caza, les ofrecemos la posibilidad de participar en una subasta y comprar un alce, un jabalí o un ciervo”.

Los propios animales no se exhibirán en la subasta. En su lugar se expondrán las listas con su descripción. Los compradores pueden escoger cualquier animal de las listas de las haciendas de caza, discutir el precio con el vendedor, firmar un contrato de compra-venta y dirigirse al lugar de la caza. En este caso al comprador se le concederá la licencia para matar solo un animal. Esta novedad debe atraer no sólo a cazadores bielorrusos, sino también a extranjeros. El jefe de la Dirección de Caza y Pesca, Anatoli Molozhavski, indicó: “Al día de hoy el 10 % de nuestros ingresos corresponden al turismo de caza de extranjeros”.

La Sociedad Bielorrusa de Cazadores y Pescadores por ahora no informa cuánto costará tal o cual animal. Los precios son establecidos por la hacienda de caza. Los objetivos de las compras pueden ser diversos: algunos quieren comprar un animal en calidad de trofeo, otros para consumir su carne y hay quienes planean organizar la caza de ese animal. En la Feria de Minsk se subastan doscientos cincuenta animales. Se calcula que el precio inicial del alce para cazar rondará los novecientos dólares.

Semejante subasta indignó únicamente a los defensores bielorrusos de la naturaleza salvaje. Ellos hicieron entrega de una petición en el Ministerio de Recursos Naturales y Protección del Entorno en la que solicitan anular las transacciones, porque la subasta de licencias “para la matanza de animales es un pasatiempo carente de ética y cruel”. La zoo-defensora Svetlana Íschenko afirmaba: “Lo que tendrá lugar en la subasta es un comercio público de la muerte. En nuestro país existe la caza. Pues que los cazadores compren las licencias en sus organizaciones de caza. Que esas organizaciones pidan por ellas el precio que consideren necesario. Pero considero que es inadmisible hacer un espectáculo con el comercio de la muerte”.

Los ecologistas ya tacharon la subasta de “compra del derecho a matar”. Para salvar aunque sea a un ciervo ellos abrieron una cuenta benéfica. Un día antes de la subasta reunieron sólo un millón, o sea, la octava parte del costo del animal. Entretanto, según datos oficiales, tan sólo durante el año pasado seiscientos veintiocho ciervos fueron cazados. El plan establecido para este año es de novecientos ciervos, más tres mil quinientos corzas y trece mil jabalís. Los ecologistas dicen que por dinero se puede matar incluso un uro, que ha sido insertado en el Libro Rojo de especies en peligro de extinción. Claro que el precio de la caza de este animal será muy superior: de seis a cuarenta mil euros. El proceder activo de los defensores de los animales hizo que la Sociedad Bielorrusa de Cazadores y Pescadores cambiará la formulación. Ahora denominan su subasta “venta de viajes de caza”. No obstante, los ecologistas consignan que la nueva denominación no cambia la esencia del asuntos y piensan lograr la prohibición total de tales subastas.

Deja un comentario