Brutal desfase económico en La Culebra

Fuente: laopiniondezamora.es

El balance económico de las temporadas cinegéticas de los últimos años (2005-06 a 2009-10) de la Reserva Regional de Caza de la Sierra de La Culebra resulta más que desalentador en cuanto al resultado de beneficios. Mientras los ingresos para los propietarios del terreno tienen una media anual de 163.197 euros, los gastos por anualidad ascienden a 1.206.699 euros.


En este capítulo de gastos, los derivados del personal de la Junta de Castilla y León, sin contar técnicos, son de 367.500 euros, otros 243.711 corresponden a las ayudas otorgadas a las Zonas de Influencia Socioeconómica, las inversiones suman otros 450.169 euros, los daños se llevan otros 60.633 euros y otros 84.626 euros en otros gastos. Es decir, a cada euro ingresado por los propietarios de los terrenos equivalen 7,4 euros de gastos.

Sin embargo, la Dirección General del Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, que ha presentado a los alcaldes de los once municipios y dos juntas administrativas con superficie en el espacio protegido un nuevo plan de gestión que les cede más protagonismo, pone de manifiesto que «las reservas han generado una renta neta por hectárea y año superior a la que proporcionan a los propietarios los cotos privados de caza, especialmente si tenemos en cuenta que los propietarios no han tenido que asumir ningún gasto ni tampoco responsabilidad de los daños producidos por la caza».

Según precisan, «la renta neta en las reservas regionales de Castilla y León ha sido de 5,45 euros».

El nuevo plan de gestión de la Culebra, que propone la cogestión con los propietarios de los terrenos, ya ha sido debatido por los alcaldes en una reunión organizada en Villardeciervos el pasado martes y, en principio, el rechazo es pleno.

El documento, elaborado y entregado a la Junta de Castilla y León, sorprendentemente no fue mostrado el pasado jueves a los asistentes a la Junta Consultiva de la Reserva de La Culebra, pero «el profundo» cambio que conlleva la nueva gestión es estos días uno de los asuntos candentes en cada pueblo del espacio protegido.

La propia Consejería de Fomento y Medio Ambiente reconoce, después de casi cuarenta años de gestión de la Reserva de Caza de La Culebra, que «el actual modelo se ha vuelto insostenible y, a causa de la crisis que azota a las administraciones públicas, la Junta no podrá soportar indefinidamente el ritmo inversor; que, además, es socialmente injusto, y unos pocos cazadores practican la caza a un precio reducido a costa de que se invierta dinero público; que da poca participación a los propietarios, porque no pueden enajenar libremente las piezas de caza que se generan en sus terrenos; y, asimismo, que es un modelo que no optimiza la gestión, de forma que se está cazando por debajo de las posibilidades».

El horizonte para la Reserva de Caza de La Culebra, como para el resto de la comunidad castellanoleonesa, es más que negro. La propia Dirección del Medio Natural explica que, actualmente, «el plan de caza está condicionado a los recursos humanos de guardería disponibles». En estos momentos, «el personal de la Administración está siempre presente y acompaña a todo cazador o cuadrilla, con lo que el número de jornadas cinegéticas queda estrictamente vinculado al calendario laboral de la guardería». También se explica que «las mejoras e infraestructuras, y la compra de material quedan condicionadas al ritmo inversor de la Junta de Castilla y León, que en un horizonte temporal medio van a poder ser muy escasas».

Los gastos de la Reserva de Caza de La Culebra, y del resto de Castilla y León, rebasan con creces a los ingresos, aunque los responsables de Medio Ambiente aseguren que el modelo que ahora se pretende aniquilar «ha sido un éxito», pues, «territorios donde las poblaciones silvestres eran escasas se han convertido en un referente cinegético a nivel internacional por su singularidad, representatividad y calidad de sus trofeos». En el caso de La Culebra, con especial distinción el ciervo sostenido en libertad, y el lobo.

En los gastos inherentes al funcionamiento de las reservas de caza, en el modelo que se pretende cambiar, «se cuantifican los salarios de la guardería (funcionarios y personal laboral), los gastos corrientes vinculados a vehículos de los que prestan servicio (combustible, reparaciones), los gastos de mantenimiento y conservación de infraestructuras, las inversiones y adquisición de materiales».

El pasado año la Junta se gastó 5.300.000 euros en el conjunto de las reservas. Medio Natural pone de relieve que la Junta de Castilla y León «no participa en el reparto de ingresos y, de la cifra recaudada, procede al reparto de los ingresos en función de las hectáreas aportadas por cada propietario». En el año mencionado, el 2011, los ingresos fueron de 2.800.000 euros.

Uno de los aspectos conflictivos que contiene el nuevo proyecto de gestión, y al que se opone la Federación de Caza por dejar fuera de los aprovechamientos cinegéticos de la caza mayor a los cazadores de menor bolsillo, es la de la supresión de los cupos sociales.

Los responsables de Medio Natural sostienen en su propuesta que para el año 2013 «desaparecerán los cupos correspondientes a la caza social de los planes cinegéticos». Afirman que «la caza se enajena a precios inferiores a los de mercado, precisamente, por la fijación de cupos para cazadores vecinos, regionales, nacionales o de la Federación de Caza». Son cupos que, en el caso de caza al rececho alcanza «el 40% de los permisos», y en el caso de cacerías al jabalí «el 55% de las batidas». Son cupos no sometidos a puja en subasta pública, sino que son sorteados entre las solicitudes recibidas y abonados al precio de cuota de entrada. Según precisan, un ciervo medallable adjudicado en caza social proporciona unos ingresos de unos 800 euros cuando su valor real puede superar los 2.000 euros».

La Reserva de La Culebra fue creada en el año 1973, junto con las reservas de la sierra de La Demanda (Burgos), Ancares (León), Las Batuecas (Salamanca) y Sierra de Urbión (Soria). Previamente se habían declarado las reservas de Mampodre y de Riaño (León) y Fuentes Carrionas (Palencia).

Deja un comentario