La captura con arco de 39 animales en Bertiz fue una cacería

Fuente: diariodenavarra.es

La captura con arco de 39 animales -13 jabalíes, 7 ciervos y 19 corzos- en el Parque Natural Señorío de Bertiz entre el 18 de mayo de 2010 y el 30 de julio de 2011 no respondió a “trabajos de especies cinegéticas”, como adujo el departamento de Medio Ambiente, sino a una práctica de caza. La conclusión aparece en un informe emitido por el Defensor del Pueblo, que desmonta los argumentos expuestos en las dos autorizaciones que el propio departamento concedió a las sociedades de caza con arco Bow-Hunter y Gezi-Bat. Entre los nueve arqueros de esta última asociación figuraba el Jefe del Negociado de Gestión Cinegética del Gobierno, Enrique Castién.

La diferencia en la calificación entre caza o captura y plan de control cinegético es consecuencia del análisis efectuado por el Defensor del Pueblo a las autorizaciones y a los informes emitidos por las dos sociedades con el resultado de su actuación. Durante el año de cobertura, podían haber abatido un máximo de 70 piezas.

El matiz introducido no es baladí en un paraje sujeto a unas estrictas condiciones de control como consecuencia de su declaración de Zona de Especial Conservación. Su Plan Rector de Uso y Gestión deja claro que “la fauna existente en el Parque no debe ser molestada con acciones que supongan maltrato, persecución, captura de ejemplares ni destrucción o deterioro de las áreas de reproducción, alimentación o refugio”.

En el propio procedimiento administrativo de las licencias, el Defensor del Pueblo advierte de una serie de deficiencias , como, por ejemplo, que estuviesen fundadas en una legislación “parcialmente derogada”.

PATRONATO NO INFORMADO

Tampoco se detallan “las razones de orden biológico, técnico o científico” que hubiesen permitido, como excepción, la realización de prácticas de normal restringidas por el plan de preservación de la fauna en Bertiz. El patronato creado en el propio parque natural, “como órgano consultivo y participativo para la colaboración y cooperación” con Medio Ambiente en su gestión “debió ser informado de la acción de captura” de los ciervos, corzos y jabalíes. La lectura que realiza el Defensor del Pueblo de la normativa en vigor en Navarra para proteger la fauna silvestre descubre la obligación de “determinar sistemas de control” en batidas como la realizada en Bertiz, que “corresponden ejercer” a Medio Ambiente. En este caso, en los permisos concedidos a las sociedades de caza con arco no hubo ninguna referencia al respecto. “Ni tan siquiera -se añade- se comunicó las actuaciones de caza autorizadas al Guarderío de la demarcación territorial y a la Policía foral para que pudieran ejercer los oportunos controles que, por su función, les corresponde”. Con anterioridad, la Asociación de Cazadores de Navarra (Adecana) y Gurelur interpusieron sendas denuncias ante Medio Ambiente. Ambas fueron archivadas.

Deja un comentario