Los alcaldes denuncian que no tienen fondos para gestionar las reservas

Fuente: diariodeleon.es

Los alcaldes de las reservas regionales de caza de Ancares, Mampodre y Riaño muestran su preocupación por la nueva gestión de las reservas de caza que pretende llevar a cabo la Junta de Castilla y León. Con la aprobación del nuevo modelo, aún en borrador, la Junta asumiría la gestión técnica y los propietarios, es decir, ayuntamientos y juntas vecinales, la gestión económica.
El alcalde Riaño, Javier Fernández, aseguró ayer que con la excusa de reducir gastos se pretende hacer un nuevo organigrama de gestión de la caza demasiado deprisa ya que «no se deja claro el pago a los guías de caza y su función. Además, está el problema de quitar las cacerías a los cazadores locales que es un tema que se lo pasan a los ayuntamientos», según Fernández quien puntualizó que si son tantas las ventajas como dice la Junta «por qué no se queda ella con la gestión».
Para el alcalde de Puebla de Lillo, Pedro Vicente Sánchez, el principal problema es la supresión de las ayudas ZIS. «Estamos de acuerdo que los recursos tiene que reorganizarse por ello entiendo que se puedan reducir las ayudas ZIS pero no eliminarlas ya que son una compensación por la creación de la reserva». Respecto a la caza local, Vicente considera que tiene que haber un término medio y «no se puede quitar sin más, debería de haber al menos un número reducido de cacerías ya que sino somos los alcaldes los que tenemos que estar al frente de todo esto». En definitiva, señala que la cuestión clave de la reorganización es que la Junta va a aportar menos dinero a los ayuntamientos.
El concejal de Villafranca del Bierzo, Luis Manuel Prieto, afirmó que con este plan la Junta «se quiere cargar la reserva de caza de los Ancares». «Quieren cargar la gestión de la reserva a los ayuntamientos y juntas vecinales que no tenemos dinero para mantener una estructura tan gigantesca como es la reserva de caza de Ancares», según Prieto. Se pregunta cómo va a ser posible que pedanías con presupuestos reducidos tengan que llevar una reserva que gestiona miles de euros. «La gestión que pretende es un poco rara ya que nosotros la gestionamos y la Junta lo controla. Es un marrón que la Junta se quiere quitar de en medio y colocárnoslo a nosotros». El alcalde de Peranzanes, Vicente Díez, aseguró que no estaba de acuerdo «pero parece ser que no hay otra y que hay que aceptarlo». No obstante puntualizó que la Junta debería subastar más piezas de caza especialmente rebecos y cabras, a fin de compensar a las juntas vecinales con el dinero que tiene que aportar ahora para los celadores.

Deja un comentario