La temporada de caza se abre con la previsión de generar 200 millones

Fuente: laverdad.es

 

La ropa, las armas, el alojamiento, la gastronomía, la venta de carne, los transportes, las conservas, la taxidermia, el pago de las licencias o el alquiler de los cotos. La caza es una actividad que, con más defensores que detractores, genera en torno a 200 millones de euros anuales sólo en la provincia de Albacete, donde únicamente el año pasado se concedieron 22.000 licencias de caza y se explotaron más de 1.400 cotos. Además, se capturaron más de 1,1 millones de piezas de caza menor, sobre todo conejos y perdices, y más de 3.000 de caza mayor, en su mayoría jabalíes y ciervos.

 

Ayer se abría la temporada de caza con el sabor amargo que deja la situación económica, con la población mermada por la sequía y el calor estival, pero con el optimismo que genera una actividad que dinamiza la práctica totalidad de las zonas rurales de la provincia. Y es que los cazadores se dejan dinero, desde los 170,50 euros que cuesta la licencia más cara, la de caza mayor para un lustro, hasta el alquiler del coto -unos 200 euros el fin de semana- o el hospedaje. El delegado de la Junta, Javier Cuenca, calcula que el negocio anual que genera en la provincia ronda los 200 millones de euros, sin olvidar los 6.500 empleos directos y el millón y medio de jornales que le debe Castilla-La Mancha a la actividad cinegética. A juicio del ejecutivo regional, la caza «es un motor de creación de empleo y riqueza».

Eso sí, miles de cazadores en una superficie acotada que supera el millón de hectáreas es un escenario que requiere tanto vigilancia como sentido común por parte de quienes llevan un arma. Por este motivo, el Cuerpo de Agentes Medioambientales, al que pertenecen 115 profesionales de la provincia, advertía ayer en un comunicado que dedicará especial atención a supervisar e inspeccionar que la actividad cinegética se lleve a cabo de acuerdo con los principios de aprovechamiento sostenible que marca la normativa. De hecho, el presidente regional de la Federación de Caza, Juan de Dios García, ha pedido a los cotos que retrasen la caza de la perdiz para que le dé tiempo a recuperarse. Y es que estas aves han tenido una cría irregular. El calor y la sequía han mermado sus fuerzas, pero los cazadores confían en que si esperan a que se alimenten con los frutos de las últimas lluvias, se repondrán.

 

Control de especies

La temporada pasada, por ejemplo, se capturaron 220.000 perdices en la provincia. Además, la caza también actúa para controlar especies especialmente dañinas para el campo, como el jabalí, del que se llegaron a las 2.400 cabezas, o el conejo, con 650.000 capturas y el zorro, con 8.000.

Los agentes medioambientales comprobarán que los cazadores cuenten con el correspondiente permiso de armas y la licencia de caza, que las especies capturadas son las permitidas y que tanto las armas como la munición son legales. También controlarán que se cumplen las medidas de precaución para prevenir accidentes.

No hay que olvidar que este año la Orden de Vedas de caza presenta novedades para aumentar la seguridad en las cacerías, como la obligación para quienes ocupen puestos en monterías, ganchos o batidas de llevar una gorra o sombrero reflectante de color naranja, o en su defecto, una señalar en un lugar visible en forma de banda del mismo color, preferentemente en el sombrero.

Desde la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha se animaba ayer a los cazadores a seguir practicando esta actividad de forma sostenible con el medio natural y prestando especial atención a las medidas de seguridad para evitar accidentes.

 

Turismo de lujo

La crisis se nota, pero no ha parado una actividad que atrae también a un turismo considerado de lujo. Y es que batir un solo ciervo puede costar a su afortunado cazador más de 20.000 euros. La prueba de que no hay crisis para todo es que solo el año pasado, desde la apertura de la veda hasta el final de la temporada de la actividad cinegética, Aena computó 24 vuelos de este tipo con 119 pasajeros.

Así, cotejando las estadísticas de Agricultura de las últimas décadas se puede ver que el número de licencias de caza ha descendido, de las 30.335 de 2001 a las 26.216 de 2002 o a las 22.200 de 2011, pero hay que tener en cuenta que se pueden expedir por un año, con un coste de 17,05 euros en caza menor, o por cinco años, con lo que pagan 85,15 euros y ahorran la subida anual. Además, los precios de los cotos han bajado y armerías, como la del albaceteño Antonio Menchero, pueden vestir y armar a un cazador por menos de mil euros.

Las estadísticas de la Consejería de Agricultura, publicaciones de la Universidad regional como La caza en Castilla-La Mancha y sus estrategias de desarrollo o las declaraciones tanto de los cazadores como de los representantes de la Federación de Turismo Rural dan pie a pensar que, si bien la actividad cinegética ha descendido con la crisis, aún involucra a miles de personas.

 

Las fechas

Según reza el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, en el caso de la caza menor, los periodos y días hábiles de caza para toda la región serán, en los terrenos sometidos a régimen cinegético especial, desde el día 8 de octubre de 2012 hasta el día 8 de febrero de 2013, ambos inclusive.

En los terrenos cinegéticos de aprovechamiento común, el periodo hábil será desde el primer domingo de noviembre al último domingo de diciembre, ambos inclusive.

Deja un comentario