La subasta del coto de Sueca iguala la recaudación de 2011

Fuente: levante-emv.com

La Junta de Tiradas del Ayuntamiento de Sueca recaudó ayer un total de 205.560 euros en la subasta de replazas para la caza de aves acuáticas, 190 euros menos que el año pasado. El aumento en el remate de las replazas más codiciadas, así como la subasta de la B o 44 del Vedat Nou que se reservaba la Junta, que había disparado la recaudación en la sesión matinal de la subasta, se niveló en la sesión de la tarde en la que tan sólo pujaban los cazadores de la localidad. Precisamente la B, con 13.600 euros, fue el puesto por el que más se pagó. La Mota (el 11 del coto nuevo) se remató con 13.010; el Matoll, con 13.000, y el 10 del Vedat Nou, con 12.000 euros.

 

Desde que se inició la subasta, a las 9 de la mañana, se acercaron hasta la capital de la Ribera Baixa cuadrillas de localidades cercanas que pujaron por las 36 replazas de libre adjudicación, 24 de ellas ubicadas en el coto nuevo y 12 en el viejo. Por la tarde se subastaron 27 puestos, 17 del coto nuevo y 10 del viejo, a los que, como es tradicional, optaron en exclusiva los socios del Club de Caçadors de Sueca. Los 63 puestos de los dos cotos fueron adjudicados.

La tendencia al alza de la sesión matinal, que acabó con la recaudación de unos 20.000 euros más que el año anterior, se diluyó durante la tarde. Valga el ejemplo que por el puesto 17 del coto nuevo se pagaron 14.600 el año pasado, mientras que ayer se remató en 7.100. Otros por el que se pagaron unos 4.000 euros en 2011 se adjudicaron por la mitad. Los dos más económicos se remataron con 70 euros.

El presidente de la Sociedad de Cazadores de Sueca, José Badía, explicó que se ha roto la tendencia de los últimos años, en la que algunos de los puestos más codiciados, y tradicionalmente más caros, bajaron el precio, mientras que se pagó más en las pujas por los de tamaño mediano y pequeño. “Las replazas de prestigio han sido más valoradas por los aficionados, mientras que en el caso de las medianas, o se han mantenido o han bajado ligeramente”, explicó.

Lo nunca visto, pero a la baja. Así se resume la subasta de puestos de caza de aves acuáticas celebrada ayer en Silla. La jornada, en la que tradicionalmente se escuchan cifras astronómicas por conseguir un lugar privilegiado para abatir los patos de l’Albufera, recaudó ayer menos de la mitad que el año pasado. El acto se cerró con una caja de 77.662 euros, mientras que en 2011 lo hizo con 168.714, y en 2010, con 173.040 euros. En principio, la caída en picado de los números (que los entendidos achacan a la crisis, la aparición de una nueva zona cinegética en Sollana y las malas tiradas de los dos últimos años en Silla) se transformará, casi con toda probabilidad, en menos guardas para vigilar el vedado de caza mientras dure la temporada. 

El día comenzó con el rito de siempre: la llegada de todos los interesados y de numerosos curiosos a la piscina, donde se realiza la subasta. Primero, un almuerzo; luego, un café, y por último, la primera de una serie de copas que sirven a los presentes “para calentar el ambiente” e iniciar tratos y estrategias, sobre todo con el encargado de dirigir la puja. En esta ocasión fue Vicent Mulet, el Guerro, quien (ayudado por su hijo mayor) se subió al estrado para adjudicar los diferentes puestos.

Deja un comentario