Cazado el primer lobo de la campaña

Fuente: eldiariomontanes.es

Mientras la berrea llena los montes cántabros con los bramidos de los venados, la actividad cinegética continúa. Al margen de los tradicionales recechos que se celebran en estas fechas, las cuadrillas jabalineras siguen sumando capturas, y lo hacen a buen ritmo. Hasta la fecha, se han cazado 230 jabalíes en la Reserva del Saja, 52 de ellos en el último fin de semana, en el que, además, se abatió el primer ejemplar de lobo de la temporada, concretamente en el lote campurriano de Gustío Fontecha.

 

Como desde que a principios de septiembre la campaña levantara el telón, se están viendo muchos jabalíes y, lo que es mejor, muy repartidos por los diferente lotes. Sin embargo, y aunque las capturas son aceptables, el número total de animales abatidos no se corresponde con los que realmente se ven en los montes. La maleza, el calor… son las justificaciones habituales de cualquier inicio de temporada que se precie. Y en éste, como no podía ser menos, también son factores que, al menos por el momento, limitan los resultados que se están consiguiendo.

En lo que a números se refiere, Liébana se lleva la palma. En total, durante el pasado fin de semana se cazaron 23 cerdos salvajes en sus montes, entre los que destacan Panda Carrieda, la ‘joya de corona’ lebaniega, que dio seis ejemplares (la mitad del cupo) y Bicobres Sur (uno de los mejores montes el pasado año) que se quedó en cuatro, uno más que los abatidos en Poda Cordancas, en el límite norte de la comarca.

En la zona del Nansa, el mejor monte fue El Taladro, en donde se mataron tres suidos, al que hay que unir uno de Bárcena Verdujal y otro más cazado en Soligote. En Canaluco la jornada se saldó con un cero, mientras que en Caviña se bajaron del monte con un par de ejemplares. Mejor fueron las cosas en Cabuérniga. La Mahílla dio tres ejemplares, los mismos que Valfría, mientras que en La Miña se tuvieron que conformar con un par de ellos. En Candanoso también tocaron pelo y se volvieron para casa con un jabalí, lo mismo que en San Cifrián.

En Campoo, sólo se quedó en blanco La Grajera. En el resto de los montes hubo más fortuna. Mazandrero dio dos ejemplares, Proaño otros dos e Izara tres. Además hay que mencionar el lobo de Gustío Fontecha. En Valdeiguña también se hizo pleno. Se mataron dos suidos en Cieza Sur y uno más en Coo.

 

Caza menor

Además de la caza mayor, este fin de semana se abre la temporada de menor en Cantabria, lo que permitirá a los aficionados a esta modalidad comenzar a disfrutar de una temporada que, como las últimas, se presenta un tanto irregular.

Coincidiendo con la apertura de la caza menor se pone en marcha también el campeonato de sorda ‘Memorial Eugenio García Pedraja’ que organiza el Restaurante Casa Enrique de Solares, al que se pueden presentar sordas cazadas en toda Cantabria, aunque, al menos durante un par de semanas, sólo acudirán cazadores que actúen fuera de la Reserva, ya que la becada sólo se podrá cazar en esta zona a partir del 1 de noviembre.

Deja un comentario