El domingo comienza una temporada de menor llena de incertidumbre

El próximo domingo miles de cazadores ocuparán los campos de la provincia salmantina en busca de perdices, conejos y liebres, principalmente, especies que centrarán el interés venatorio hasta el último domingo de enero, y que a tenor del desarrollo de la primavera pasada todo indica que será una buena temporada, a excepción para el conejo, que no se recupera de enfermedades como la hemorrágico vírica.

Las previsiones no son muy optimistas a pesar de la buena primavera y un verano más bien corto, con una excelente otoñada para el campo pero no por ello para las poblaciones de conejo, que parece que serán de nuevo los más damnificados por las lluvias de semanas atrás.

Encinas, robles y castaños vienen cargados de frutos y los campos verdean con la fuerza de la renovación. Estamos, pues, ante un otoño dentro de la normalidad estacional, lo que agradecerán la mayoría de las piezas de caza, especialmente perdices y liebres, pues el conejo volverá a acusar una mayor propagación de la mixomatosis como consecuencia de un mayor contacto con insectos que actúan de vectores del virus, especialmente moscas y mosquitos.

La primavera no ha podido ser mejor para que perdices, conejos y liebres tuviesen una buena cría. Las patirrojas han sacado polladas numerosas, pero no es menos cierto que hasta dentro de unos días se desconoce cuántas han quedado para la apertura, y por lo observado en el campo en estos días de montería, hay menos de las que se esperaban.

La liebre parece recuperada de los envenenamientos sufridos tras la plaga de topillos y sin brotes de turalemia. Los restos de liebres muertas en las carreteras como hace años que no se veían evidencian que serán abundantes, y palomas torcaces y bravías nunca han sido tan numerosas.

Así pues, solo el conejo parece no levantar cabeza, en la primavera por la enfermedad hemorrágica, y en el otoño por la mixomatosis. Y es que ya se sabe aquello de que a “perro flaco todo se le vuelven pulgas”.

Migratorias como la becada y las anátidas estarán en función de los temporales del norte de Europa. En cualquier caso, nadie mejor que los propios cazadores conocen el estado de sus cotos, en su responsabilidad estriba el futuro de la caza, y por tanto el de su afición. Desarrollar la temporada de acuerdo al plan cinegético vigente del coto, teniendo en cuenta –además–  las existencias y situación poblacional de las especies es importante para seguir cazando.

Responsabilidad

Conviene recordar a los que tienen una mayor responsabilidad en el cuidado de los cotos, que las medidas que emprendan deben ir siempre encaminadas a una buena autogestión del terreno y que afecte de forma positiva a las poblaciones cinegéticas, por lo que es importante y necesario llevar a cabo actuaciones de mejora del hábitat y control de las poblaciones de especies de caza, también de depredadores oportunistas como el zorro.

Establecer cupos es una medida cada vez más aconsejable debido a la reducción paulatina de las especies de caza, no son un capricho, provienen del cálculo de extracción de poblaciones para no mermar las posibilidades de futuras generaciones de animales de caza.

Otras medidas encaminadas a preservar el futuro de la caza es el establecimiento de horarios y zonas de reserva,  que hay que implantar cuando la densidad poblacional lo recomienda.

En otro orden de cosas, hay que recordar y poner especial énfasis en las medidas de seguridad que se deben adoptar en todas y cada una de las jornadas de caza. Este otoño el campo estará muy concurrido por senderistas, ciclistas, aficionados a los hongos y recolectores de todo lo imaginable.

A estos últimos, también conviene recordarles que el campo puede tener dueño, y que todos y cada uno de los aprovechamientos que ofrece, y en todas las estaciones, tienen unas normas de uso y recolección que corresponde a sus titulares, sean particulares, ayuntamientos, mancomunidades, etc, y que para la recogida de estos frutos o el uso del terreno, existen normas. Los derechos siempre vienen acompañados de obligaciones, aunque en cualquiera de los casos, respeto para todos.

En el caso de los cazadores, que dicho sea de paso, pagan licencias, seguros y rentas a los propietarios de los terrenos, precaución y paciencia con el resto de usuarios del campo.

vía El próximo domingo comienza una temporada de caza menor llena de incertidumbre — Salamanca rtv al día: Toda la información de la provincia.

Deja un comentario