Granjas de cérvidos, una nueva alternativa

Fuente: eldigital.es / D. Guijarro

Cuando pensamos en ciervos, y más en esta época del año en el que la berrea constituye un espectáculo natural para todos los sentidos, tendemos a pensar en esos majestuosos animales libres por el campo. Sin embargo, pueden tener otra consideración al ser objeto de negocio, y no me refiero sólo a la parte cinegética, mediante su cría en cautividad.

 

A pesar de ser menos conocido, ya que es una producción ganadera minoritaria en nuestro país, desde los años 60 muchos gobiernos autonómicos se lanzaron a ‘vender’ las excelencias de este tipo de negocio. Y es que en realidad las granjas de ciervos constituyen una oportunidad para el medio rural mayor que las que ofrece el ovino o vacuno en unos mercados que están abastecidos.

Criar ciervos tiene incentivos desde el punto de vista de las ayudas comunitarias pues se englobaría en las subvenciones de la PAC a la ganadería extensiva, ofrece alternativas en un mercado emergente y contamos con los ejemplos de otros países en los que esta clase de producción está mucho más desarrollada como Australia, Argentina o Nueva Zelanda. Es, precisamente, este último país el que marca los pasos a seguir con una fuerza arrolladora en este campo que le ha llevado a controlar el 55% del mercado mundial de la carne y la práctica totalidad del de cuerna destinado a la medicia oriental, eso a pesar de contar tan sólo con el 15 por ciento de los ciervos que hay en el mundo.

 

Claves del negocio

Una gran parte del atractivo que ofrece la cría intensiva de ciervos es que la producción puede ser aprovechada en tres vertientes de negocio bien diferenciadas.

En primer lugar, estaría la destinada a la produccion de carne que según los entendidos se trata de una de las mejores carnes rojas de las que se dispone en el mercado no solo por tener un sabor exquisito sino ser también muy saludable ya que los ciervos tiene apenas un 17,3% de grasa antes de la berrea época en la que prácticamente la pierden ya que tras esta época la grasa se reduce hasta tan solo el 1,4% de su peso. 

El mercado de la carne de ciervo se abastece principalmente por el sector cinegético, pero poco a poco se va introduciendo en el mercado la de los criaderos que tiene como valor añadido que es más tierna, carece del olor característico de los nimales salvajes y además ofrece la ventaja de estar disponible durante todo el año. 

Otra de las vías de negocio con los ciervos está estrechamente relacionada con la caza, donde Castilla-La Mancha es una de las regiones con mayor tradición y potencial, tanto para la venta de ejemplares para ser abatidos en cacerías, como la venta para la repoblación de cotos. 

Es precisamente este área la que copa el 89 por ciento del negocio de crías de ciervo. De hecho, más de la mitad de los animales que se crían en nuestro país para después emplearlos en la caza mayor son ciervos, el 60%, seguidos muy de lejos por los jabalíes, llegando a alcanzar precios de 1.000 euros por animal.

Deja un comentario