La directiva de la S. C. de Toro se plantea dimitir por falta de respaldo

La junta directiva de la Sociedad de Cazadores de Toro ha planteado la posibilidad de dimitir tras comprobar que los socios rechazan las decisiones tomadas por sus miembros para intentar conservar las especies del coto. Así lo señaló el presidente de la sociedad cinegética, José Antonio Melgar, tras la celebración de la asamblea general que tuvo lugar en la noche del viernes, y que supuso la reunión previa a la temporada de caza, en la que se proponen las especies, los cupos, los horarios y los días de caza.

En este sentido, Melgar explicó que la asamblea debatió el calendario propuesto por la junta directiva, tras lo cual los socios presentes no se mostraron de acuerdo con las fechas indicadas, y así se procedió a la posterior votación, cuyo resultado estableció que «se cazarán todas las especies desde el primer día». Por tanto, la temporada de caza dará inicio el domingo 28 de octubre y finalizará el día 30 de diciembre, para todas las especies; sin embargo, la propuesta de la junta directiva pretendía que tanto el 28 de octubre como el 4 de noviembre se dedicaran sólo al conejo, de modo que la caza del resto de especies, como la liebre y la perdiz, se comenzara el 11 de noviembre, y que el 6 de enero se volviera a dedicar al conejo.
Por su parte, como presidente de la sociedad, Melgar aseguró que «nosotros estamos en contra de esta medida debido a la escasa densidad de perdiz», y es que precisó que «no hay perdices y la caza, desde hace un mes, ha desaparecido», aunque reconoció que «no sé por qué han desaparecido, y es que hay bandos que tenían 18 o 20 perdices y que ahora tienen cuatro o cinco». Por este motivo, se mostró convencido de que «estamos en una época de conservar más que de cazar, es decir, conservar aunque sin dejar de cazar, cazar de una forma comedida», y apostilló que de esta forma era el calendario que la directiva había presentado, «con el fin de proteger la perdiz».
Además, añadió que «como junta directiva y gestores del coto, pensamos que abrir la perdiz sería un crimen porque calienta y la perdiz al volar, con el calor, se agota enseguida y es perdiz muerta», y afirmó que «el problema es que como no dejemos madre este año, para el año que viene habrá menos perdiz todavía». Aclaró que la cría de este año ha sido escasa, debido en parte a la sequía, por lo que incidió en que si se matan las que hay en estos momentos, «se acabó».
Resaltó que las medidas que ha tomado «siempre» esta junta directiva «han sido a favor del coto», y así, como ejemplo, comentó que se han hecho refugios, un censo de caza, o bebederos, con ayuda de algunos socios, de forma que considera que «hemos hecho una gestión adecuada para conservar la perdiz, que en cierta medida ha sido tirada por los suelos por una asamblea general, de modo que se cazará todos los días, en contra de nuestra propuesta».
Por tanto, y por lo que los integrantes de la junta directiva han observado, éstos tomaron la decisión de plantear la dimisión durante la asamblea general. Melgar reconoció que hay cotos colindantes que «tienen una gestión ejemplar», y destacó que «yo creo que hay que aprender de los que realmente saben gestionar la caza». En cuanto a la directiva de la sociedad cinegética local, conformada por personas jóvenes, Melgar comentó que «llevamos seis meses y creo que hemos hecho una gestión bastante buena, y tenemos gente que sabe de caza, de campo, tenemos un ingeniero técnico forestal que nos aconseja, tenemos el apoyo de un veterinario, y contamos con el apoyo de la Federación de Caza de Zamora». Matizó que el planteamiento que presentó esta directiva se basaba en una gestión para conservar la perdiz, «pero como han tirado esta gestión por los suelos, se ve que no quieren que haya gestión, hemos decidido plantear la dimisión», y explicó que, «si lo de la dimisión sale adelante», se podría hacer efectiva a partir del próximo mes de enero, tras haber concluido la temporada de caza, momento en el que también se presentarían las cuentas.
El presidente subrayó que «lo que nos duele es que estábamos encauzando el coto, aunque es algo muy difícil de realizar porque la gestión anterior fue pésima, por lo que va a costar mucho trabajo levantar el coto, pero lo íbamos encauzando, con mucho esfuerzo».
También se aprobó en la asamblea la propuesta de la junta directiva en cuanto a la modificación de las cuotas de los socios, que fue planteada en la reunión anterior, de modo que de los cerca de 220 socios con los que cuenta actualmente la sociedad, los miembros que no lleguen a los 70 años pagarán 250 euros, mientras que los que pasen de esa edad abonarán la cantidad de 100 euros. Y también recordó Melgar que se ha realizado una segregación de las parcelas del coto, puesto que se han cercado huertas y solares, de forma que en esas zonas no se puede cazar, y así, ahora el coto ha reducido su extensión, por lo que cuenta con unas 12.000 hectáreas. Indicó que este planteamiento está entregado a Medio Ambiente, por lo que «estamos esperando a que lo aprueben», y añadió que la Junta Agropecuaria se ha mostrado de acuerdo. En este sentido, afirmó que «el principal problema que tenemos es el daño causado por los conejos, y es que como sigamos con este daño no podremos continuar con el coto, que quedaría como un vedado de caza, lugar en el que no se puede cazar».

Deja un comentario