Apaval admite que existe la caza ilegal con parany pero alega que no son asociados

 

Fuente: levante-emv.com

La Asociación de Paranyers de Castelló (Apaval) ha admitido esta semana que se está detectado la práctica de caza ilegal con parany, aunque alegó que ninguno de los furtivos pertenecen a su asociación. “Estamos confirmando que sí se está cazando de forma ilegal con parany en muchos punto de la provincia, pero podemos asegurar que no son de nuestra asociación. Son furtivos que van por libre”. 

 

Así lo aseguró el presidente del colectivo, Miguel Ángel Bayarri, que explicó que este tipo de cazadores “no contemplan la legalidad y tampoco quieren pagar ninguna cuota en la asociación, por lo que actúan al margen de cualquier entidad y bajo su propia responsabilidad”. 

El posicionamiento oficial de la Asociación de Paranyers de Castelló recomienda a sus asociados que este año se abstengan de cazar a la espera de una posible legalización del parany a través de un nuevo método adaptado de caza sin muerte respaldado por la Generalitat. El colectivo ha asegurado públicamente que no quiere cazar hasta que no disponga de todas las autorizaciones e incluso llegó a advertir a sus asociados que expedientará e iniciará un procedimiento de expulsión de la asociación contra aquellos paranyers que sean sorprendidos cazando este año. 

La Conselleria de Medio Ambiente persigue por un lado el parany y por el otro sigue intentando legalizarlo y confía en recibir antes de dos meses una respuesta del Ministerio de Medio Ambiente respecto a su propuesta de Ley de Caza. Sin embargo, la propia consellera, Isabel Bonig, admitió que el Ministerio todavía no ha dado una respuesta favorable y ha exigido más documentación complementaria para asegurarse de que existen suficientes mecanismos de control y que se puede asegurar que los cazadores no ejecutan a los pájaros capturados y respetan los cupos.

Apaval ha suavizado sus posturas y aceptará la caza sin muerte como una solución para mantener el parany. “Antes se cazaba por necesidad, pero ahora las cosas han cambiado y lo que los paranyers quieren es disfrutar de su parany, de estar en ese entorno con la naturaleza, por lo que no habrá ningún problema por nuestra parte en aplicar la caza sin muerte”. Es más, la asociación aseguró que expulsará a cualquier miembro que incumpla las restricciones. 

De igual modo, se exigiría una formación obligatoria de los paranyers y una serie de controles que todavía no han sido definidos por los técnicos de la conselleria. Mientras tanto, colectivos ecologistas como Gecen insisten en que la norma propuesta “no es más que un maquillaje para vulnerar la legislación, porque el parany no es selectivo y es muy difícil o casi imposible demostrar que esos pájaros no van a terminar en la cazuela”.

Deja un comentario