Menos liebres durante el primer día de caza en el coto local en los Santos de Maimona

 

Fuente: hoyagro.es

La apertura de la veda en el coto de caza local de Los Santos de Maimona –10.000 hectáreas gestionadas por la Sociedad de Cazadores la Estrella– fue una fiesta; numerosas cuadrillas de amigos se entrecruzaban en las tradicionales zonas de caza: Barbaza, el Monte, la Sierra de los Olivos o las inmediaciones de la de Cabrera.

 

Algunos cazadores se hicieron acompañar de sus hijos como morraleros. Unos cubrieron el cupo de cinco piezas y otros se volvieron a casa tal como salieron: con la escopeta y los perros.
El comentario más generalizado es que este año hay menos liebres que en otras temporadas y algunos lo achacan a que algunos desaprensivos galgueros sacan al campo a sus perros sin los tanganillos y las espantan. Otros consideran que la falta de alimentos –por la sequía– y la proliferación de viñas en espaldera han marcado que nazcan menos ‘lebratillos’ y que las liebres se refugien entre las parcelas donde no está permitido cazar.
La perdiz de granja que se suelta –quinientas cada fin de semana– dio su juego volando con mucha potencia a juzgar de los ‘escopeteros’ con los que nos encontramos en medio del campo. Al principio los tiros eran muy abundantes y, a medida que pasó la mañana –sólo se caza entre las 9 y las 13 horas– se fueron espaciando más. La tierra, con las últimas lluvias, presentada el mejor de los escenarios.
Como ya viene siendo habitual en Los Santos un veterano cazador, Leandro Carrasco, volvió a cumplir con el rito de cazar en su pueblo. Tiene ya 90 años cumplidos y es un auténtico acontecimiento verlo cazar al salto con su Sarasqueta de 1939. Formó partida, entre otros, con su sobrino Carlos Álvarez –socio con el número uno de la sociedad– y con su hijo y sobrino nieto. Una cámara de Canal Plus lo siguió toda la mañana para una entrevista en el espacio Caza y Pesca.
La temporada que se ha abierto el pasado 21 de octubre permitirá a los cazadores que han escogido la modalidad al salto salir en once ocasiones. Los galgueros verán aumentadas sus jornadas a dieciocho mientras que los ‘perdigoneros’ –cuando lleguen los días hábiles– gozaran de doce jornadas.
Según el presidente de la Sociedad La Estrella, Lorenzo Gordillo Lemus, a lo largo de la temporada se van a soltar unas cuatro mil perdices en el coto, “porque es la única manera –dice– de que se reserve algo la liebre autóctona”. Sin embargo, muchos socios opinan que la mejor manera de recuperar las especies del coto es dar menos días en todas las especialidades y controlar la liebre allí donde hagan daño o bien mantener un periodo de uno o dos años sin cazar. Cada socio en cualquiera de las modalidades pagan 90 euros al año y en esta temporada a cada cazador se les ha dotado de una ‘chapa’ con el logotipo de la ‘estrella de la sociedad’ y realmente parecían ‘sheriffs’.

Deja un comentario