Dolz: “Éste es el flaco favor que hacen al sector de la caza”

Fuente: eldigital.es

La subida de las tasas a los cotos de caza de Castilla-La Mancha con la que el Gobierno regional espera recaudar 14,6 millones de euros sigue sembrando la alarma entre los cazadores, gestores de cotos y ayuntamientos que se verán afectados de forma indirecta por la pérdida de los ingresos que los cotos generan y que desaparecerían en caso de que los terrenos se quedaran libres.

 

Con más de 42.500 hectáreas repartidas en 17 cotos, la capital conquense es un claro ejemplo de un municipio afectado por este incremento aunque a la consecuencia directa, el pago de las tasas, tengan que hacerle frente los adjudicatarios de estos cotos que salen a subasta.

Entre 85.000 y 127.000 euros sería el incremento al que los adjudicatarios de estos cotos se exponen en función de si la subida final es de 2 o 3 euros por hectárea. Desde el Ayuntamiento de Cuenca, el portavoz del equipo de Gobierno, Darío Dolz, explica que estas tasas corren por cuenta de los adjudicatarios que son los que pagarán la subida.

“Este es el flaco favor que está haciendo el Gobierno regional al sector de la caza”, explica Dolz que como experto en la materia, al haber sido director general de Política Forestal de la JCCM, que se corre el riesgo de que muchos de esos cotos queden sin adjudicatarios. A esto habría que sumarle que algunos de esos titulares que han firmado contratos de explotación por diez años estudiarían la posibilidad de dejar el coto antes de tiempo si se consuma la amenza que se cierne sobre su actividad, según declararon a este periódico.

Mientras desde la Junta de Comunidades confirmaban esta semana que “todo sigue igual” en su intención de actualizar las tasas y estudiando en qué medida se hará, Dolz reclama que recapaciten sobre su decisión que podría causar un grave daño a un sector que “mueve mucho dinero en la región” y que además aporta innumerables beneficios sociales.  

Y es que el ex director general, ahora en el ayuntamiento conquense, recuerda que si se deja de practicar la actividad cinegética sobre esos terrenos, más que al problema de la pérdida de ingresos para el consistorio por las subastas de los mismos, las poblaciones de animales comenzarían a descontrolarse con el riesgo medioambiental que supondría, “no sólo para el ayuntamiento de Cuenca sino para cualquiera que tenga terrenos acotados en la región”, afirma Dolz. 

En este sentido explica que el sector se está viendo afectado seriamente por la crisis económica lo que llevó a plantear a los Servicios Periféricos de la Consejería, con los que pacta los precios en los que salen los cotos, a rebajar las pretensiones económicas con el fin de atraer a un mayor número de cazadores interesados en la gestión. 

Por ello llama aún más la atención esta decisión contradictoria en sí misma ya que por un lado se autoriza la rebaja en los ingresos que perciba el Consistorio mientras que aumenta los que debe percibir la Junta anulando el efecto reclamo de la medida municipal.

Un “flaco favor” para el sector cinegético que ve aumentar la preocupación día a día por una tasa inasumible para la gran mayoría de cotos de la región.

Deja un comentario